Mostrando entradas con la etiqueta pedido de ayuda de Dios para mi matrimonio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta pedido de ayuda de Dios para mi matrimonio. Mostrar todas las entradas

domingo, 14 de septiembre de 2014

3 principios para evitar problemas en tu matrimonio

Siempre nos enfrentamos a pequeños o grandes problemas, cuando menos lo pensamos, ahí están, esperando con paciencia el mejor o, por qué no, el peor momento de nuestra vida para saltar a escena. Son parte casi cotidiana de nuestra vida como cónyuges. ¿Qué esposos no discuten alguna vez por sus diferencias? ¿Qué esposo, padre de familia, no tiene preocupaciones del trabajo? ¿Qué esposa, madre de familia, no se afana con las labores de la casa o con un hijo enfermo? ¿Qué hijo no pasa por diferentes etapas en su desarrollo que si no sabe cómo enfrentarlos se pueden volver un caos?

Piensa, entonces, ¿qué harás para que te vaya bien en tu matrimonio en medio de tus problemas? ¿Cómo puedes mantener la armonía en tu familia a pesar de las circunstancias adversas? Tal vez tengas una estrategia, quizás no. Tal vez nunca lo has pensado, o quizás sí. Tal vez sientas que todo está bajo control, o quizás sientes que ya todo está descontrolado. Cualquiera que sea tu perspectiva, la Biblia nos marca tres principios a tener en cuenta y practicar para salir victoriosos de esos momentos nada agradables. Si meditas en cada uno de ellos te darás cuenta de que no son tan difíciles de llevar a la práctica; también descubrirás que pueden traerte resultados diferentes y gratos a los que hasta ahora tal vez has obtenido.
1. Aprende a ver a Dios aún en los momentos más difíciles

. El salmista David decía: “Veía yo al Señor siempre delante de mí, porque Él está a mi derecha para que no caiga” (Hechos 2:25). David fue un personaje con muchos problemas, como cualquiera de nosotros, pero salió adelante a pesar de ellos, porque sabía que Dios siempre está ahí, está cerca de ti y de mí. Eres tú el que no se da cuenta al dejarte abrumar por los problemas. Tener siempre presente a Dios te hará mantener la fe por encima de todas esas cosas que hacen que tu corazón se quebrante y que tu alma se agobie. Por supuesto que la fe no hace que las cosas difíciles se vuelvan más fáciles; más bien, la fe hace que las cosas difíciles se vuelvan posibles.

2. Aprende a estar contento y a pensar en todo lo bueno

. Un proverbio muy sabio dice: “Gran remedio es el corazón alegre, pero el ánimo decaído seca los huesos” (Proverbios 17:22). Y Filipenses 4:8 también dice: “Consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio”. El tipo de pensamientos que tienes determina lo que dices y lo que haces. Si tus problemas te agobian y dejas que te colmen de pensamientos negativos, no verás su solución aunque esté frente a ti y sean sencillos de resolver; te ensordecen y te ciegan y si los dejas progresar te hundirán en la desesperación y la ruina. Por el contrario, los pensamientos positivos reducen la frustración y el desánimo. Tus sentimientos alineados con estos pensamientos positivos producen un corazón contento, aunque las circunstancias lo quieran afligir y robarle la paz. Un corazón contento te hace ver los problemas más pequeños y más sencillos de resolver, y son como trampolines para superar obstáculos y alcanzar más pronto tus objetivos.
3. Aprende a despojarte de todo afán y a ponerlo en las manos de Dios

. “No se inquieten con nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias” (Filipenses 4:6), le dijo el apóstol Pablo a un pueblo afligido. Hay cosas que no puedes entender y que se salen de tus manos en algún momento, tanto en el trabajo como en el hogar, o en la relación con tu pareja o con tus hijos. Todos podemos sentir afán en algún momento, y no está mal, pero también podemos tener la paz que Dios nos da, y descansar en Él. Lo que tienes que hacer es disponer de un momento del día para meditar y descargar tu afán por los problemas delante de su presencia. Entonces te sentirás mejor y más confiado para hallar una solución eficaz.

Para finalizar, aprende que cada problema, si peleas limpio y de la manera correcta, es una oportunidad para ser mejor, para crecer, para madurar, para jactarte de que nada te puede vencer. No le temas a los problemas, enfréntalos siguiendo estos principios.

Arelly Vela

♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

viernes, 5 de septiembre de 2014

5 Maneras de mejorar instantáneamente tu matrimonio

5 Maneras de mejorar instantáneamente tu matrimonio
5 Maneras de mejorar instantáneamente tu matrimonio

1. Oren Juntos
2. Escucha Más de lo que Hables
3. Reserva tus Gritos para el Dormitorio ☺
4. No mantengan ningún secreto el uno del otro
5. Apaguen el teléfono celular cuando estén juntos.

 ♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

lunes, 25 de agosto de 2014

Oración por tu matrimonio

Oración por tu matrimonio

Amado Padre,
quiero agradecerte por mi matrimonio, por mi cónyuge, por la familia que me has regalado. Eres bueno y tu amor por nosotros no tiene límites, por eso acudo a ti en este momento de dificultad, sabiendo que eres un Padre amoroso y hacedor de milagros.
Mira mi matrimonio que está pasando por este tiempo de crisis, en el cual nada parece estar bien. Estamos sin fuerzas, desanimados y nos tratamos muy mal el uno al otro. Si bien recordamos el pacto que hicimos al casarnos, en estos tiempos difíciles dudamos de haber tomado una buena decisión en aquel momento y solamente queremos que termine este sufrir.
Creo en Ti, que todo lo puedes, por eso te ruego que obres milagros en nuestra relación. Trae perdón y reconciliación, para que podamos acercarnos sin enojo ni rencor. Ayúdanos a conversar y escucharnos para poder encontrar un punto de restauración.

Que tengamos los frutos del Espíritu para tratarnos mutuamente y nos veamos como Tú nos ves.
Que dejemos de lado los reclamos y las palabras hirientes.
Que pongamos el bienestar común primero en lugar de nuestras propias intenciones egoístas.
Que estemos dispuestos a comenzar de nuevo, a pesar de lo difícil de lo vivido.
Mira nuestros hijos, que están sufriendo por nuestro malestar, y acarrean las consecuencias de nuestros errores. Sana sus corazones, y ayúdalos a estar fortalecidos en ti. Protégelos para que nada los afecte y puedan refugiarse en tus brazos durante el proceso.
Te pido especialmente, Señor, que cambies mi corazón, que me ayudes a dejar de lado todas las ideas que tenía acerca del matrimonio, y todos los "modelos matrimoniales" que intento seguir, dándome una nueva percepción y un nuevo conocimiento de cuál es tu voluntad para nuestro matrimonio.
Perdóname todo lo que he pensado, lo que dije, lo que intenté hacer, y sáname de toda mi maldad. Reconozco que no soy competente por mi misma, sino que todo lo bueno que pueda hacer proviene de Ti. Crea un nuevo corazón en mi y en mi cónyuge, y habita Tú primero entre nosotros.
En el nombre de Jesús.
Amén

♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→