Mostrando entradas con la etiqueta oracion. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta oracion. Mostrar todas las entradas

viernes, 15 de julio de 2016

Dios puede transformar tu matrimonio

Necesitamos creerle a Dios acerca de nuestro matrimonio. El creó el matrimonio, y está en sus planes hacerle bien. 

Ante la crisis que vive el matrimonio, necesitamos creerle a Dios y confiar que El tiene el poder de transformar los matrimonios. Por eso, hoy oramos juntos.

oracion por los matrimonios

Amado Señor, oramos por los matrimonios que visitan esta página.

Te ruego primeramente por los varones esposos, pidiéndote una especial bendición sobre sus vidas. Que ellos te tengan como prioridad en sus vidas y vivan consagrados a ti, de todo corazón. Que cada
Leer más→

lunes, 10 de agosto de 2015

10 maneras de iniciar la práctica de la oración con tu cónyuge


Orar con el cónyuge puede ser un desafío. Tal vez sepas cómo iniciar las relaciones sexuales en tu matrimonio, pero a la hora de orar con el esposo/a tienes dudas o temor a no saber qué decir y cómo mantener ese tipo de intimidad espiritual. La intimidad física, es maravillosa, pero la intimidad espiritual es el pegamento que mantiene todo unido. Las parejas que oran juntos se sienten más cerca uno de otro.
como incluir el habito de orar en tu matrimonio

Leer más→

lunes, 25 de agosto de 2014

Oración por tu matrimonio

Oración por tu matrimonio

Amado Padre,
quiero agradecerte por mi matrimonio, por mi cónyuge, por la familia que me has regalado. Eres bueno y tu amor por nosotros no tiene límites, por eso acudo a ti en este momento de dificultad, sabiendo que eres un Padre amoroso y hacedor de milagros.
Mira mi matrimonio que está pasando por este tiempo de crisis, en el cual nada parece estar bien. Estamos sin fuerzas, desanimados y nos tratamos muy mal el uno al otro. Si bien recordamos el pacto que hicimos al casarnos, en estos tiempos difíciles dudamos de haber tomado una buena decisión en aquel momento y solamente queremos que termine este sufrir.
Creo en Ti, que todo lo puedes, por eso te ruego que obres milagros en nuestra relación. Trae perdón y reconciliación, para que podamos acercarnos sin enojo ni rencor. Ayúdanos a conversar y escucharnos para poder encontrar un punto de restauración.

Que tengamos los frutos del Espíritu para tratarnos mutuamente y nos veamos como Tú nos ves.
Que dejemos de lado los reclamos y las palabras hirientes.
Que pongamos el bienestar común primero en lugar de nuestras propias intenciones egoístas.
Que estemos dispuestos a comenzar de nuevo, a pesar de lo difícil de lo vivido.
Mira nuestros hijos, que están sufriendo por nuestro malestar, y acarrean las consecuencias de nuestros errores. Sana sus corazones, y ayúdalos a estar fortalecidos en ti. Protégelos para que nada los afecte y puedan refugiarse en tus brazos durante el proceso.
Te pido especialmente, Señor, que cambies mi corazón, que me ayudes a dejar de lado todas las ideas que tenía acerca del matrimonio, y todos los "modelos matrimoniales" que intento seguir, dándome una nueva percepción y un nuevo conocimiento de cuál es tu voluntad para nuestro matrimonio.
Perdóname todo lo que he pensado, lo que dije, lo que intenté hacer, y sáname de toda mi maldad. Reconozco que no soy competente por mi misma, sino que todo lo bueno que pueda hacer proviene de Ti. Crea un nuevo corazón en mi y en mi cónyuge, y habita Tú primero entre nosotros.
En el nombre de Jesús.
Amén

♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

miércoles, 13 de agosto de 2014

Oración de una esposa

Señor, ayúdame a ser una buena esposa. Comprendo que no tengo lo que es necesario para ser así si no tengo tu ayuda. Toma mi egoísmo, impaciencia e irritabilidad y tórnala en bondad, templanza y deseo de sobrellevar todas las cosas. Toma mis viejos hábitos emocionales, forma de pensar, reacciones automáticas, suposiciones rudas, y postura de autoprotección y hazme paciente, bondadosa, buena, fiel, gentil y con dominio propio. Toma la dureza de mi corazón y rompe las paredes con
tu ariete de revelación. Dame un nuevo corazón y obra en mi tu amor, paz, y gozo (Gálatas 5:22,23). Yo no puedo subir más alto de donde estoy en este momento. Solo tú puedes transformarme.

Muéstrame dónde hay pecado en mi corazón, en especial relacionado con mi esposo . Confieso que a veces he sido poco amable, criticona, he estado enojada, resentida, le he faltado al respeto, o no lo he perdonado. Ayúdame a poner a un lado cualquier herida, enojo o desencanto que pueda sentir y perdonarlo como tú lo haces, de forma total y completa, sin mirar hacia atrás. Hazme un instrumento de reconciliación, paz, y sanidad en mi matrimonio. Capacítanos para comunicarnos bien y rescátanos de la trinchera de la separación donde comienzan las realidades del divorcio.

Haz que yo sea para mi esposo la ayuda idónea, compañera, defensora, amiga y apoyo. Ayúdame a crear para él un lugar apacible de descanso para cuando regrese a casa. Enséñame a cuidar de mí y mantenerme atractiva para él. Hazme una mujer creativa y segura de mí misma, rica de mente, alma y espíritu; una mujer que él pueda presentar con orgullo como su esposa.

Dejo todas mis expectativas en tu cruz. Le quito la carga de que tiene que complacerme en áreas en las que debiera mirarte a ti. Ayúdame a aceptarlo como es y no tratar de cambiarlo. Comprendo que en algunas cosas él nunca cambiará, pero al mismo tiempo, lo dejo libre parda que cambie en aquellas cosas que nunca pensé que pudiera hacerlo. Dejo cualquier cambio que sea necesario, que sea hecho por tus manos, y acepto que ninguno de nosotros es perfecto y nunca lo seremos. Solo tú, Señor, eres perfecto, y pongo mis ojos en ti para que nos perfecciones.


Enséñame a orar por mi esposo y haz de mis oraciones un verdadero lenguaje de amor. Donde el amor ha muerto, crea un nuevo amor entre nosotros. Muéstrame lo que el amor incondicional es en realidad y cómo comunicarlo de forma que él lo perciba con claridad. Trae unidad entre nosotros para que podamos estar de acuerdo en todas las cosas (Amós 3:3).
Que el Dios de la paciencia y el consuelo nos conceda que tengamos el mismo pensamiento el uno hacia el otro, de acuerdo a Cristo Jesús (Romanos 15:5).

Haz de nosotros un equipo, que no busquemos vidas separadas, competitivas o independientes, sino más bien trabajando juntos, sin estar atentos a la falta de cada uno y las debilidades para el bienestar del matrimonio. Ayúdanos a buscar las cosas que dan paz con las que podamos edificarnos el uno al otro (Romanos 14:19). Que podamos estar en armonía y que no haya divisiones entre nosotros, sino que nos mantengamos unidos en un mismo pensamiento y en un mismo propósito (1 Corintios 1:10).

Oro para que nuestro compromiso contigo y del uno para el otro crezca fuerte y con más pasión cada día. Capacítalo a él para que sea la cabeza del hogar como tú lo creaste y muéstrame cómo apoyarlo y respetarlo a medida que él asciende al puesto de liderazgo. Ayúdame a comprender sus sueños y ver las cosas desde su perspectiva. Revélame lo que él desea y necesita, y muéstrame los posibles problemas antes que estos surjan. Sopla tu vida en mi matrimonio.

Hazme una nueva persona, Señor. Dame una perspectiva fresca, un punto de vista positivo, y una relación renovada con el hombre que tú me has dado. Ayúdame a verlo con ojos nuevos, nueva apreciación, nuevo amor, nueva compasión, y nueva aceptación. Dale a mi esposo una nueva esposa, y déjame ser ella.
Stormie Omartian, El poder de la esposa que ora






♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

lunes, 28 de julio de 2014

31 días de oración por tu esposo


“Ella le trae bien... "(Proverbios 31:12 a)
¡Bendice a tu marido, orando por él! El apóstol Pablo instruyó a los cristianos a orar los unos por los otros (Efesios 6:18). Esto incluye la responsabilidad y el privilegio que tienen las esposas de orar por sus maridos. La oración ferviente por tu marido es buena para él, para ti y para la salud espiritual de tu hogar (Proverbios 31:11-12).

Satanás desea destruir a tu marido, sobre todo su carácter y su liderazgo en esa relación. Confía en Dios y mediante la oración diaria entrega a tu marido y tú matrimonio a la sabiduría y al amoroso cuidado del Señor.
Día 1 Ora para que tu esposo crezca espiritualmente y asuma su responsabilidad ante el Señor. Ora para que él guarde su corazón, desarrollando disciplina espiritual —a través del estudio y la lectura de la Biblia— la oración, la meditación, la memorización de las Escrituras, etc. (2 Pedro 3:18; Prov. 4:23)

Día 2 Ora para que la relación de tu marido con Dios y Su Palabra dé frutos en su vida. Ora para que él sea un hombre de sabiduría, de inteligencia y de temor a Dios. (Proverbios 3:7, 9:10; Salmos 112:1)

Día 3 Ora para que tu esposo sea humilde y rápido en reconocer su pecado delante de Dios. Ora para que su corazón sea sensible a la voz del Señor. (Sal. 51:2-4; Miqueas 6:8)

Día 4 Ora para que tu esposo desarrolle habilidades de liderazgo en su relación, te proteja y provea para ti. Ora para que él te guie sabiamente y te ame de manera sacrificial, para que Dios sea glorificado en tu matrimonio. (Efesios 5:25-29; Colosenses 3:19)

Día 5 Ora para que tu esposo sea fiel a sus votos matrimoniales. Ora para que él tenga el deseo de cultivar la relación como una señal de su lealtad y compromiso contigo,

y como una imagen del amor de Cristo por la Iglesia. (Prov. 20:6; Gen. 2:24)

Día 6 Ora para que tu esposo ame la justicia y aborrezca la maldad, sobre todo los males de la cultura. Ora para que él reconozca y evite el mal en su propia vida, y si es necesario que tome una posición clara y fuerte contra la maldad. (Prov. 27:12; Juan 17:15; 1 Co. 10:12-13)

Día 7 Ora para que tu esposo proteja su corazón contra las relaciones inadecuadas con el sexo opuesto. Ora para que su corazón sea puro e indivisible en su compromiso contigo. (Proverbios 6:23-24, 26; Ro. 13:14)

Día 8 Ora para que tu esposo trabaje arduamente para mantener a su familia, haciendo uso de su mejor capacidad. Ora que las cualidades de carácter necesarias para una exitosa carrera y ministerio se crezcan continuamente en él —persistencia, firmeza, fuerza, una mente analítica, capacidad de organización, relaciones positivas con la gente, determinación, etc. (Ro. 12:11; 1 Co. 15:58)

Día 9 Ora para que tu esposo maneje las finanzas con sabiduría, que tenga discernimiento sobre su presupuesto, sobre las inversiones, y que sea un buen mayordomo de su dinero en lo que se refiere a dar para la obra del Señor. Ora para que el dinero no se convierta en una fuente de discordia en la familia. (Proverbios 23:4-5, Ro. 12:13; Heb. 13:5)

Día 10 Ora para que tu esposo cultive una integridad sólida, y no comprometa sus convicciones. Ora para que su testimonio sea auténtico, que sea honesto en sus tratos comerciales, y nunca haga nada por lo que tenga que esconderse de los demás. (Prov. 20:7; 1 Tim 1:5, 3:7;. Ef. 6:10-12)

Día 11 Ora para que tu esposo tenga un espíritu humilde, dócil y un corazón de siervo ante el Señor. Ora para que él escuche a Dios y desee hacer su voluntad. (Prov. 15:33; Ef. 6:6)

Día 12 Ora para que tu esposo rinda su deseo sexual al Señor y practique el autocontrol. Ora para que su intimidad sexual junto a ti sea fresca, positiva, y un reflejo de amor desinteresado. (Proverbios 5:15, 18; 1 Co. 7:3; Cantar de los Cantares 7:10)

Día 13 Ora para que tu esposo aproveche sus conocimientos prácticos para edificar su familia y tomar decisiones acertadas para el bienestar de esta. Ora para que sirva desinteresadamente. (Gálatas 5:13; Fil 2:3-4)

Día 14 Ora para que tu esposo hable palabras que te edifiquen a ti y a tu familia, y que reflejen un corazón amoroso. Ora para que él no use lenguaje grosero o sucio. (Prov. 18:21;. Ef. 4:29)

Día 15 Ora para que tu esposo elija a sus amigos sabiamente. Ora para que Dios le traiga hombres que fomenten su responsabilidad ante Dios, y no lo lleven al pecado. (Prov. 13:20; Prov. 27:17)

Día 16 Ora para que tu esposo elija actividades saludables que honren a Dios. Ora para que él no viva en la esclavitud de hábitos o aficiones cuestionables, pero que experimente la libertad de la santidad para que se someta al control del Espíritu. (1 Corintios 6:12, 10:31; 2 Tim 2:4).

Día 17 Ora para que tu esposo disfrute de su hombría mientras moldea su vida a Cristo y a la de otros hombres firmes en la fe. Ora por su fortaleza física, emocional, mental, social y espiritual. (Efesios 3:16; 1 Pedro 2:21; 1 Corintios 10:11)

Día 18 Ora para que tu esposo tenga una perspectiva eterna viviendo a la luz de la eternidad. Ora para que él rechace los valores del materialismo y de lo temporal y ponga a Dios primero en su vida. (Mateo 6:33; Deuteronomio 6:5; Efesios 5:16; Salmos 90:12).

Día 19 Ora para que tu esposo sea paciente y un hombre de paz. Ora para que él no ceda a la ira, sino que permita que el Espíritu Santo controle sus respuestas. (Ro. 14:19; Salmos 34:14)

Día 20 Ora para que tu esposo rinda su mente y sus pensamientos al Señor. Ora para que él no se entretenga con pensamientos inmorales o impuros, y que pueda resistir la tentación de caer en la pornografía. (Prov. 27:12;. 2 Corintios 10:5)

Día 21 Ora para que tu esposo aprenda a descansar en el Señor, en sus grandes momentos de estrés, que encuentre gozo y paz en su relación con Dios. Ora para que él presente su agenda al Señor. (Nehemías 8:10; Prov. 17:22;. Salmos 16:11)

Día 22 Ora para que tu marido practique el perdón en su relación de pareja y con los demás. Ora para que él reconozca cualquier raíz de amargura, y rinda cualquier resentimiento o falta de perdón al Señor. (Efesios 4:32; Heb. 12:15)

Día 23 Ora para que tu marido sea un buen padre que discipline a sus hijos con sabiduría y los ame incondicionalmente. Si él no es padre, ora para que encuentre a un hombre joven a quien pueda discipular en las cosas del Señor. (Efesios 6:4; Col. 3:21; 2 Tim 2:1-2)

Día 24 Ora para que tu esposo tenga una vida balanceada – Equilibrando el trabajo y el ocio. Ora para que él reverencie a Dios, pero que también se gane el favor de la gente que conoce en el trabajo y en la iglesia. (Lucas 2:52; Prov. 13:15)

Día 25 Ora para que tu marido sea valiente en su posición contra el mal y la injusticia, y que defienda la verdad. Ora para que él te proteja a ti y a tu familia de los ataques de Satanás. (Salmos 31:24; Ef. 6:13; Salmos 27:14)

Día 26 Ora para que tu esposo descubra y viva el propósito dado por Dios para su vida. Ora para que él ofrezca todos sus sueños al Señor, y persiga sólo aquellos objetivos que traerán la gloria a Dios y que cuenten para la eternidad. (Jer. 29:11; 1 Corintios 10:31)

Día 27 Ora para que tu esposo entienda la importancia de cuidar de su cuerpo —como templo del Espíritu Santo— para la gloria de Dios. Ora para que él practique el dominio propio, comiendo de forma sana y haciendo suficiente ejercicio para mantenerse saludable. (Romanos 12:1-2; 1 Co. 6:19-20, 9:27)

Día 28 Ora para que tu marido sea un hombre de oración. Ora para que él tenga la intención de buscar y encontrarse con Dios en momentos de tranquilidad. (1 Tesalonicenses 5:17; Lucas 22:46; Santiago 5:16)

Día 29 Ora para que tu esposo rinda su tiempo y talentos al Señor. Ora para que sus dones espirituales se manifiesten en su carrera, en la iglesia, y en el hogar. (Efesios 5:15-16; 1 Co. 12:4, 7)

Día 30 Ora para que tu esposo sirva a Dios y a los demás con motivos puros. Ora para que él obedezca al Señor en su corazón, y lo glorifique en todo. (1 Corintios 10:13; Juan 7:17-18, Col. 3:23-24)

Día 31 Ora para que tu esposo reconozca las mentiras del enemigo en su vida. Ora para que sus actitudes y acciones sean guiadas por la verdad, en la medida en que él trae sus pensamientos cautivos a la Palabra de Dios. (Juan 8:44; 2 Corintios 10:4-5)

Por Nancy Leigh DeMoss


♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

viernes, 4 de julio de 2014

5 motivos fuertes de oración por tu esposo

Casi desde el principio de nuestro matrimonio oré para que mi marido sea un varón interesado en ser saludable. Oré por casi 9 años antes de que él decidiera intentar salir a correr. Él se enamoró de esta actividad, perdió mucho peso, fortaleció su corazón y era todo un hombre mucho más sano y más feliz. ¡La oración funciona!

Estoy agradecida por la cantidad de buenos blogs, libros y conferencias que son alentadores para que las esposas oren por maridos con regularidad. Pero esto no siempre es tarea fácil. De hecho, algunas de las cosas que debemos orar por nuestros maridos son difíciles de por sí.
Leer más→

jueves, 7 de mayo de 2009