miércoles, 22 de julio de 2015

Qué dice la Biblia del amor sexual

Cuando te casas, ya no eres dueño de tu cuerpo. Tu cuerpo ahora le pertenece a tu cónyuge.

Qué dice la Biblia sobre la intimidad sexual en el matrimonio


Leemos que la Biblia dice:

“Pero a causa de la inmoralidad, cada hombre tenga su propia esposa, y cada mujer a su propio esposo. El esposo cumpla con su mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con su esposo. La
mujer no tiene autoridad sobre su propio cuerpo, sino su esposo; ni tampoco tiene autoridad el esposo sobre su propio cuerpo, sino la mujer. No os neguéis el uno al otro, a no ser de mutuo consentimiento por algún tiempo para ocuparos sosegada mente de la oración; y volved a juntaros en uno, para que no seáis tentados por Satanás a causa de vuestra falta de autodominio (1ra Cor. 7:2-5).

Veamos cuatro principios importantes enseñados en este pasaje con respecto al amor sexual.

  • Tanto el esposo como la esposa tienen necesidades e instintos sexuales que deberán ser satisfechos en el matrimonio.
  • Cuando uno se casa, entrega el control de su cuerpo a su cónyuge.
  • Se prohíbe a ambos cónyuges rehusar la satisfacción de las necesidades sexuales de su pareja.
  • El acto conyugal está aprobado por Dios.

Una joven madre de tres hijos vino a pedirme que le recomendase un psicólogo. Cuando le pregunté la razón por la cual lo necesitaba, me explicó, algo inhibida, que su esposo creía que ella debía de tener algún profundo problema de índole psicológica sobre el sexo. Nunca había experimentado un orgasmo, era incapaz de relajarse durante el acto y se sentía culpable de todo ello. Al preguntarle yo desde cuándo había tenido este sentimiento de culpabilidad, admitió haber experimentado juegos eróticos intensos antes de casarse, violando sus principios cristianos y las advertencias de sus padres. Concluyó así:

“Nuestro noviazgo de cuatro años parecía ser una escena continuada de Tom tratando de seducirme y yo de luchar contra él. Había consentido a muchas cosas y, francamente, me sorprende que no hubiésemos recorrido la ruta total antes de nuestra boda. Después de casarnos, todo parecía ser lo mismo una y otra vez. ¿Por qué tuvo Dios que incluir ese asunto del sexo en el matrimonio?”, terminó diciendo, Aquella joven mujer no precisaba una batería de pruebas psicológicas y años de terapia. Necesitaba tan sólo confesar sus pecados premaritales y luego saber lo que la Biblia enseña sobre el amor conyugal. Una vez eliminado su complejo de culpabilidad. percibió muy pronto que su imagen mental del acto conyugal había sido enteramente falsa. Tras estudiar la Biblia y leer varios libros sobre el tema, y al asegurarle su pastor que el acto sexual era parte hermosa del plan divino de Dios para los cónyuges, ella se convirtió en una nueva esposa. Su esposo. que había sido siempre un cristiano tibio, se me aproximó un domingo, entre dos servicios religiosos, para decirme: “No tengo la menor idea de lo que usted le habrá dicho a mi mujer, pero sea lo que sea, ¡ha cambiado nuestro matrimonio!” Desde entonces era fascinante observar su crecimiento espiritual, y todo porque su esposa vislumbrara el gran cuadro que Dios ideó para que el acto de amor sea una experiencia de gozo mutuo.

El lector se habrá preguntado: ¿Por qué estamos siendo bombardeados mediante la explotación sexual en todos los campos hoy en día? Es el resultado de la naturaleza depravada del hombre, destruyendo las cosas buenas impartidas al hombre por Dios. Según el plan de Dios, el acto sexual debía de ser la experiencia más sublime que dos personas podían compartir en esta tierra. Creemos que aunque los cristianos llenos del Espíritu Santo no tengan obsesión sexual, es decir, sus mentes corrompidas con distorsiones soslayadas sobre el sexo, ni tampoco lo tengan como tema incesante, ellos lo gozan sobre una base permanente por toda la vida y mucho más que cualquier otra clase de gente. Llegamos a esta conclusión no solamente por haber aconsejado a cientos de personas sobre estos temas íntimos y por haber recibido muchas cartas y preguntas durante veintisiete años de ministerio, o por haber llevado acabo varios de cien Seminarios de Vida Familiar, sino porque es cierto el hecho de que el mutuo placer y gozo son los propósitos de Dios, al diseñarnos tal como lo hizo. Esto lo ha hecho claro por medio de Su Palabra.

--fragmento de "El acto matrimonial", por Tim Lahaye

♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥

Comparte

Recomendado para ti

Qué dice la Biblia del amor sexual
4/ 5
Oleh

Subscribe via email

Deseas leer lo nuevo que compartimos? Ingresa tu e-mail y te lo enviamos a tu correo.