domingo, 14 de septiembre de 2014

El amor siempre protege - Día 23 de El Desafío del amor



El que ama defiende con firmeza, “Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”. (1 Corintios 13.7)

Muchas cuestiones conforman el matrimonio; entre ellas, las alegrías, las penas, los logros y los fracasos. Sin embargo, cuando piensas cómo quieres que sea el matrimonio, lo último que se te ocurre es un campo de batalla.
No obstante, deberías estar más que dispuesto a pelear algunas para proteger a tu cónyuge. Por desgracia, tu matrimonio tiene enemigos exteriores. Vienen en distintas formas y utilizan distintas estrategias, pero sin dudas, conspirarán para destruir tu relación a menos que sepas cómo protegerte.
Algunos enemigos son inteligentes y parecen atractivos, pero debilitan el amor y el aprecio entre ustedes. Otros, intentan alejar tu corazón de tu cónyuge, proporcionándote fantasías dañinas y comparaciones poco realistas. Es una batalla que debes pele arpara proteger tu matrimonio: Una batalla en la cual el amor se coloca la armadura y toma una espada para defender lo que le pertenece. 

Tu cónyuge y tu matrimonio necesitan tu protección constante de obstáculos como estos: Las influencias dañinas. ¿Permites que ciertos hábitos envenenen tu hogar? Internet y la televisión pueden ser adquisiciones productivas y placenteras para tu vida,Pero también pueden proveer un contenido destructivo y quitarle preciosas horas a tu familia. Lo mismo sucede con los horarios de trabajo que los mantienen separados durante una cantidad de tiempo poco saludable. No puedes proteger tu hogar si casi nunca estás; tampoco si estás desconectado de la relación. Debes luchar para mantener el equilibrio. Las relaciones poco saludables. No todos tienen lo necesario para ser buenos amigos. No todos los hombres con los que cazas y pescas hablan con prudencia en Lo que se refiere a cuestiones del matrimonio. No todas las mujeres con las que te juntas a almorzar tienen una buena perspectiva con respecto al compromiso y las prioridades.

A decir verdad, cualquier persona que socave tu matrimonio no merece recibir el título de"amigo". Y por cierto, debes estar siempre alerta y no permitir que las relaciones con el sexo opuesto en el trabajo, el gimnasio e incluso en la iglesia te alejen, en el ámbito emocional,de la persona a la que ya le diste tu corazón. La vergüenza. Todos sienten algo de inferioridad y debilidad. Y como el matrimonio deja todo al descubierto tanto para ti como para tu cónyuge, es necesario que protejas la vulnerabilidad de tu esposo o esposa Y nunca hables en forma negativa sobre tu cónyuge en público. Sus secretos son tus secretos (amenos, por supuesto, que presuman conductas destructivas que te pongan a ti, a tus hijos o a tu pareja en grave peligro). Por lo general, el amor esconde las fallas de los demás. Cubre su vergüenza.

Los parásitos. Cuidado con los parásitos. Un parásito es cualquier enteque se te prenda a ti o a tu cónyuge y le Quite la vida a tu matrimonio. En general, tienen la forma de alguna adicción, como los juegos de azar, Las drogas o la pornografía. Prometen placer pero crecen como una enfermedad y consumen más y más tus pensamientos, tu tiempo y tu dinero. Les roban tu lealtad y tu corazón a las personas que amas. Los matrimonios casi nunca sobreviven si hay parásitos. Si amas a tu cónyuge, debes destruir cualquier adicción que tenga control sobre tu corazón. Si no lo haces, te destruirá. La Biblia habla sin rodeos acerca de esta función protectora, a menudo mediante el uso de la analogía de un pastor. Dios advirtió: No porque estos hombres fueran demasiado débiles para cumplir con su tarea, sino porque no prestaban atención. En lugar de vigilar para asegurarse de que los predadores no robaran ovejas, "los pastores se han apacentado a sí mismos y no han apacentado mi rebaño"

 “Vivo yo, ha dicho Jehová el Señor, que por cuanto mi rebaño fue para ser robado, y mis ovejas fueron para ser presa de todas las fieras del campo, Sin pastor; ni mis pastores buscaron mis ovejas, sino que los pastores se apacentaron a sí mismos,y no apacentaron mis ovejas” (Ezequiel 34:8).

Atendían sumamente bien sus necesidades y apetitos pero no se ocupaban demasiado de la seguridad de los que estaban bajo su cuidado.

Esposa: tienes la función de protectora de tu matrimonio. Debes guardar tu corazón y no dejar que se aleje con las novelas, las revistas y otras formas de entretenimiento que empañan tu percepción de la realidad y le imponen expectativas injustas a tu esposo. En cambio, debes hacer tu parte para ayudarlo a sentirse fuerte, mientras evitas las fantasías televisivas que pueden alejar tu corazón de tu familia. "La mujer sabia edifica su casa, pero la necia con sus manos la derriba" (Proverbios 14:1).

Esposo: Eres la cabeza de tu hogar. Eres el responsable ante Dios de proteger la puerta y mantenerte firme contra cualquier cosa que amenace a tu esposa o a tu matrimonio. No es una tarea insignificante.
Requiere un corazón valiente y una mente De acción preventiva. Jesús dijo: “Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y Este es tu papel. Tómalo enserio.

 EL DESAFÍO DE HOY: - Quita todo obstáculo para la relación, cualquier adicción o influencia que te robe sentimientos y aleje tu corazón de tu cónyuge. - Haz una marca aquí cuando hayas completado el desafío de hoy. - ¿De qué te deshiciste primero? - ¿Necesitas quitar más cosas? - ¿Qué esperas lograr en tu vida,en tu matrimonio y en tu relación con Dios al quitar estos obstáculos? - “Si te volvieres al Omnipotente, serás edificado; Alejarás de tu tienda la aflicción”. (Job 22:23)


♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥

Comparte

Recomendado para ti

El amor siempre protege - Día 23 de El Desafío del amor
4/ 5
Oleh

Subscribe via email

Deseas leer lo nuevo que compartimos? Ingresa tu e-mail y te lo enviamos a tu correo.