Mostrando entradas con la etiqueta restauracion. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta restauracion. Mostrar todas las entradas

martes, 9 de septiembre de 2014

El amor procura comprender - Día 18 de El Desafío del amor

El amor procura comprender - Día 18 de El Desafío del amor
Bienaventurado el hombre que halla sabiduría y el hombre que adquiere entendimiento. Proverbios 3:13

Nos gusta descubrir todo lo que podemos sobre las cosas que nos importan de verdad. Si se trata de nuestro equipo de fútbol preferido, leeremos todo artículo que nos ayude a saber cómo se desarrolla. Si se trata de cocina, veremos los canales que revelan las mejores técnicas de parrilla o recetas de postres. Si un tema nos resulta atractivo, prestaremos atención cada vez que surja. De hecho, a menudo es un área de estudio personal.

Por supuesto, está bien tener intereses ajenos al matrimonio y saber mucho sobre ciertas cuestiones. Sin embargo es aquí donde el amor haría la siguiente pregunta: ¿Cuánto sabes con respecto a tu pareja? Piensa en la época en la que eran novios. ¿Acaso no estudiabas a la persona por quien tu corazón latía?

Cuando un hombre intenta ganar el corazón de una mujer, la estudia. Descubre lo que le gusta, lo que no le gusta, sus hábitos y sus pasatiempos; pero una vez que gana su corazón y se casa, a menudo deja de descubrir cosas sobre ella. El misterio y
el desafío de conocerla parecen menos intrigantes, y sus intereses comienzan a desviarse hacia otras áreas.

A menudo, también es cierto en el caso de las mujeres, quienes al principio admiran y respetan al hombre con el cual quieren estar. Y luego del matrimonio, esos sentimientos comienzan a desvanecerse, a medida que la realidad revela que su príncipe es un hombre con imperfecciones y muchos defectos.

Sin embargo, tu cónyuge todavía tiene misterios escondidos para descubrir. Si logras comprender esto, será una ayuda para unirlos más a los dos. Incluso puede traerte favor a los ojos de tu pareja. «El buen entendimiento produce favor» (Proverbios 13:15).

Considera el siguiente punto de vista: si todo lo que estudiaste de tu cónyuge antes de casarte fuera equivalente al certificado de la escuela secundaria, entonces deberías seguir aprendiendo sobre tu pareja h

asta obtener un título universitario, una maestría y por último, un doctorado.

Imagínalo como un viaje que dura toda la vida, el cual te acerca cada vez más a tu cónyuge.

• ¿Sabes cuáles son sus mayores esperanzas y sus sueños?

• ¿Comprendes bien cómo prefiere dar y recibir amor?

• ¿Conoces los mayores temores de tu cónyuge y por qué lucha con ellos?

Uno de los problemas que impide tener una buena relación con tu cónyuge es que sencillamente no lo comprendes. Es probable que reaccione en forma muy distinta a ti frente a ciertas situaciones, y no comprendes por qué.

Estas diferencias (aun las que son relativamente insignificantes) pueden ser causa de muchas peleas y conflictos en tu matrimonio. Esto se debe a que, como dice la Biblia, tenemos la tendencia de «maldecir» las cosas que no emendemos (Judas 10 NVI).

Los gustos y las preferencias de tu cónyuge tienen sus razones. Cada matiz de su carácter tiene como trasfondo una historia. Cada elemento que conforma su identidad y su manera de pensar se expresa en una serie de principios guía, los cuales a menudo solo tienen sentido para la persona que los sostiene; pero vale la pena tomarse el tiempo para estudiar por qué es de esa manera. Si extrañas el nivel de intimidad que supiste tener con tu cónyuge, una buena manera de volver a ganar su corazón es comprometiéndote a conocerlo. Estúdialo. Léelo como a un libro que intentas comprender.

Haz preguntas. La Biblia dice: “El oído del sabio busca el conocimiento” (Proverbios 18:I5). El amor torna la iniciativa de comenzar las conversaciones. Tu cónyuge necesita saber que tu deseo de comprenderlo es auténtico y genuino, sólo así podrás lograr que se abra. Escucha. “Los sabios atesoran conocimiento, pero la boca del necio es ruina cercana” (Proverbios 10:14). El objetivo de comprender a tu cónyuge es escucharlo, no decirle lo que piensas. Aun si no es demasiado conversador, el amor te llama a sacar las “aguas profundas” que viven en él (Proverbios 20:5).

Pídele discernimiento a Dios. “Porque el Señor da sabiduría, de su boca vienen el conocimiento y la inteligencia” (Proverbios 2:6). Las diferencias entre los sexos, trasfondos familiares y las distintas experiencias pueden nublar tu capacidad para conocer el corazón y las motivaciones de tu cónyuge. Sin embargo, Dios da sabiduría. El Señor te mostrará lo que necesitas para saber cómo amar mejor a tu cónyuge. “Con sabiduría se edifica una casa, y con prudencia se afianza; con conocimiento se llenan las cámaras de todo bien preciado y deseable” (Proverbios 24:3-4). Hay una profundidad de belleza y significado dentro de tu esposa o tu esposo, que te sorprenderá a medida que descubras más al respecto. Entra en el misterio con esperanza y entusiasmo. Desea conocer a esta persona aún mejor de lo que ya la conoces. Transfórmala en tu campo de estudio elegido, y llenarás tu hogar con las riquezas que solo el amor puede generar.

El desafío de Hoy:

Prepara una cena especial en tu casa, sólo para ustedes dos. La cena puede ser tan especial como quieras. Dedica este tiempo a conocer mejor a tu cónyuge, quizá en áreas de las cuales no han hablado casi nunca. Decide qué sea una noche agradable para los dos.

Escribe en tu libreta-diario:

¿Qué descubriste de tu cónyuge que no sabías? ¿Cómo podrías continuar en otra ocasión, de otras maneras, este proceso de descubrimiento? ¿Qué momentos hicieron que esta noche fuera memorable?

Adquiere sabiduría, y con todo lo que obtengas adquiere inteligencia. (Proverbios 4:7)

♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

lunes, 8 de septiembre de 2014

El amor cultiva la intimidad - Día 17 de El Desafío del amor



El que perdona la ofensa cultiva el amor; el que insiste en la ofensa divide a los amigos. Proverbios 17:9 NVI

Puedes ser unido con un buen amigo que conoces desde la infancia o la universidad. Puedes ser unido con un hermano, con tus padres o con un primo que tenga más o menos tu edad. Sin embargo, nada se compara con la unidad que se experimenta entre un esposo y una esposa. El matrimonio es la relación humana más íntima.

Por eso lo necesitamos tanto. Cada uno de nosotros llega a la vida con un hambre innato por ser conocido, amado y aceptado. Queremos que las personas sepan nuestro nombre, nos reconozcan cuando nos vean y nos valoren por lo que somos. La posibilidad de compartir nuestro hogar con alguien que nos conoce hasta el detalle más íntimo es parte del profundo placer del matrimonio.

Sin embargo, en esta gran bendición también yace su mayor peligro. Alguien que nos conoce a fondo puede amarnos con una profundidad que jamás imaginamos o puede herirnos de manera tal que nunca nos recuperemos del todo. Es el fuego y el temor del matrimonio.

¿Cuál de ellos experimentas más en tu hogar hoy? ¿Los secretos que tu cónyuge conoce sobre ti son motivo de vergüenza o motivos para unirlos más? Si tu cónyuge fuera a responder esta misma pregunta, ¿diría que lo haces sentir seguro o asustado?

Si el hogar no es considerado como un lugar seguro, los dos se verán tentados a buscar esa seguridad en otra parte. Quizá, te vuelques a otra persona, e inicies una reacción que coquetee con el adulterio, o en última instancia, lo cometa. Tal vez busques consuelo en el trabajo o en pasatiempos fuera de casa, en algo que te proteja, en parte, de la intimidad pero que también te mantenga rodeado de personas que te respeten y te acepten.

Tu pareja no debería sentirse presionada a ser perfecta para recibir tu aprobación. No tendría que andar con pie de plomo en donde debiera sentirse en libertad de caminar con soltura. La Biblia dice: “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor” (Juan 4:18). En tu matrimonio debería de haber una atmósfera de libertad. Al igual que Adán y Eva en el jardín, la relación estrecha entre ustedes debiera intensificar su intimidad. Estar desnudos y no sentir vergüenza (Génesis 2:25) debería ser parte de la misma frase en tu matrimonio: en el ámbito físico y emocional.

Hay que admitir que es un tema delicado. El matrimonio ha descargado el bagaje de otra persona sobre tu vida, y el tuyo sobre la vida de esa persona. Es natural sentirse avergonzado de que se le haya revelado tanto sobre ti a alguien más; pero es tu oportunidad para guardar toda esta información privada en el abrazo protector de tu amor, y prometer ser la persona que mejor pueda ayudar a tu cónyuge a manejarla.

Algunos de estos secretos pueden necesitar corrección. Por lo tanto, puedes ser un agente de sanidad y restauración: no con sermones ni críticas, sino escuchando con amor y ofreciendo apoyo.

Algunos de estos secretos solo necesitan ser aceptados. Son parte del carácter y la historia de esta persona. Y aunque quizá no sea agradable, siempre habrá que tratar estas cuestiones con tacto y dulzura.

En cualquiera de los dos casos, solo tú ejerces el poder de rechazar a tu cónyuge debido a estas cosas o de aceptarlo e invitarlo a pasar, con todos sus defectos. Sabrá que se encuentra en un lugar seguro donde tiene la libertad de cometer errores, o se encerrará en sí mismo y lo perderás, quizá para siempre. Amar bien a tu cónyuge debería ser la labor de tu vida. Piénsalo así: Nadie te conoce mejor que Dios, quien te hizo. El autor del Salmo 139 tenía razón cuando dijo: “Tú conoces mi sentarme y mi levantarme; desde lejos comprendes mis pensamientos. Tú escudriñas mi senda y mi descanso, y conoces bien todos mis caminos. Aun antes de que haya palabra en mi boca, he aquí, oh Señor, tú ya la sabes toda” (Salmo 139:2-4). Y sin embargo, Dios, quien conoce los secretos que escondemos incluso de nosotros mismos, nos ama con una profundidad que no podemos ni comenzar a comprender. ¿Cuánto más deberíamos (como personas imperfectas), extender la mano a nuestro cónyuge con gracia y comprensión, aceptándolo por quién es y asegurándole que sus secretos están seguros con nosotros?

Quizá esta sea un área en la que has fracasado en el pasado. Si es así, no esperes que, de inmediato, tu pareja te deje entrar sin impedimentos a su corazón. Debes comenzar a reconstruir la confianza. A Jesús mismo se lo describe como el único que no se entromete en la vida de las personas, sino que permanece a la puerta y llama. “Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo” (Apocalipsis 3:20).

Siempre hace falta tiempo para que se desarrolle la realidad de la intimidad, en especial, luego de haber sido puesta en peligro. Hoy mismo puedes tomar el compromiso de restablecerla... esto es así para cualquiera que esté dispuesto a aceptar el desafío.

El desafío de Hoy:

Decide proteger los secretos de tu cónyuge (a menos que sean peligrosos para él o para ti) y ora por él. Habla con, tu cónyuge y decide demostrar amor a pesar de estas cuestiones. Escúchalo de verdad cuando te cuente pensamientos y luchas personales.

Haz que se sienta seguro.

Escribe en tu libreta-diario:

¿Cuánto te cuesta detenerte y no decir algo crítico o de otro tipo? ¿Qué aprendiste hoy sobre tu cónyuge al escucharlo?



Yo soy de mi amado y mi amado es mío. (Cantar de los Cantares 6:3)


♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

sábado, 6 de septiembre de 2014

El amor intercede - Día 16 de El Desafío del amor

El amor intercede - Día 15 de El Desafío del amor
Amado, ruego que seas prosperado en todo así como prospera tu alma, y que tengas buena salud. Juan 2

Se ha dicho que la locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes. ¿Pero acaso no es lo que sucede cuando intentas cambiar a tu pareja? Obtienes la mayor de las frustraciones. En algún momento, debes aceptar que no es algo que tú puedas hacer. Sin embargo, hay algo que sí puedes hacer. Puedes transformarte en un “agricultor sabio”.

Un agricultor no puede hacer que una semilla se transforme en una cosecha fructífera. No sirve enojarse con la semilla, manipularla
ni exigirle que lleve fruto. Lo que sí puede, es plantar la semilla en terreno fértil, regarla y darle nutrientes, protegerla de las malezas y luego entregársela a Dios. Millones de agricultores se han ganado la vida con este proceso a través de los siglos. Saben que no todas las semillas brotan; pero la mayoría si brotará cuando se la plante en el terreno adecuado y se le proporcione lo que necesita.

No hay garantía de que algo en este libro vaya a cambiar tu cónyuge. En realidad, no se trata de eso. Se trata de que te atrevas a amar. Si tomas este desafío en serio, es probable que experimentes un cambio radical en ti.

Y si llevas a cabo cada desafío, es probable que tu cónyuge se vea afectado y que tu matrimonio comience a florecer frente a tus ojos. Quizá lleve semanas. Incluso puede llevar varios años. No importa cómo sea el terreno que tienes para trabajar, igual debes planear para la victoria. Debes quitar las malezas de tu matrimonio; nutrir la tierra del corazón de tu pareja y luego depender de DIOS para los resultados.

Sin embargo, no podrás hacerlo solo. Necesitarás algo que tiene más poder que cualquier otra cosa que tengas. Se trata de la oración eficaz. La oración funciona de verdad es un fenómeno espiritual creado por un Dios ilimitado y poderoso. Y da resultados increíbles.

¿Tienes ganas de darte por vencido con tu matrimonio? Jesús dijo que oráramos en lugar de desfallecer (Lucas 18:1). ¿Estás estresado y preocupado? La oración puede traer paz a tus tormentas (Filipenses 4:6·7). ¿Necesitas un cambio decisivo? La oración puede lograr este cambio (Hechos 12:1·17).

Dios es soberano. Hace las cosas a su manera. No es un genio en una lámpara que concede todos tus deseos. Lo cierto es que te ama y desea tener una relación íntima contigo. Sin la oración, esto no sucede.

Hay algunos elementos clave que deben estar en su lugar para que la oración sea eficaz. No obstan te, basta con decir que la oración funciona mejor cuando proviene de un corazón humilde que tiene una buena relación con Dios y con los demás. La Biblia dice: “Confesaos vuestros pecados unos a otros, y orad unos por otros. [ ... ] la oración eficaz del justo puede lograr mucho .. (Santiago 5:16).

¿Alguna vez te preguntaste por qué Dios te deja ver con tanta claridad los defectos escondidos de tu cónyuge? ¿De verdad crees que es para que lo fastidies por eso? No; es para que te pongas de rodillas con eficacia. Nadie mejor que tú sabe cómo orar por tu cónyuge.

¿Acaso ha funcionado regañar o fastidiar? La respuesta es no, porque estos métodos no cambian el corazón. En cambio, es hora de intentar hablar con Dios en tu aposento. El esposo descubrirá que Dios puede “arreglar” a su esposa mucho mejor que él. La esposa logrará más a través de la oración estratégica que con todos sus esfuerzos de persuasión.

Además, es una manera mucho más agradable de vivir. Así que transforma tus quejas en oraciones y observa cómo el Maestro obra mientras mantienes limpias las manos. Si tu cónyuge no tiene ninguna clase de relación Con Dios, entonces está bien claro por qué tienes que comenzar a orar. Más allá de esto, comienza a orar exactamente por lo que tu pareja necesita. Ora por su corazón; por su actitud. Ora por las responsabilidades que tiene tu cónyuge ante Dios. Ora para que la verdad reemplace las mentiras; para que el perdón reemplace la amargura. Ora por un cambio genuino en tu matrimonio. Y luego, ora por los deseos de tu corazón: para que el amor y el honor se transformen en lo normal. Ora para llegar a un nivel más profundo de romance e intimidad.

Una de las maneras en que más puedes demostrar amor, por tu cónyuge es orar por él. «Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá» (Mateo 7:7).

El desafío de Hoy:

Comienza a orar hoy por el corazón de tu cónyuge. Ora por tres áreas específicas en las que deseas que dios obre en su vida y en tu matrimonio

Escribe en tu libreta-diario:

¿Alguna vez experimentaste el poder de la oración? ¿Por qué temas decidiste orar? ¿Fue fácil para ti o te resulto extraño?



Si alguien teme a Dios y hace su voluntad, a éste oye. (Juan 9:31) ♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

viernes, 5 de septiembre de 2014

El amor es honorable - Día 15 de El desafío del amor

El amor es honorable - Día 15 de El desafío del amor
Y vosotros, maridos, igualmente, convivid de manera comprensiva con vuestras mujeres [ ... ] dándole honor como a coheredera de la gracia de la vida. Pedro 3:7

En nuestro idioma, hay ciertas palabras que tienen un significado poderoso. Cuando se usan, las asociamos al respeto. Estas palabras nunca pierden su carácter eterno, su clase ni su dignidad. Hoy, nos concentraremos en una de ellas. Es la palabra honor.

Honrar a alguien significa respetarlo y tenerlo en alta estima, tratarlo como a una
persona especial y de gran valor, cuando le hablas, tus palabras son puras y comprensibles; eres cortés y educado. Cuando esa persona re habla, tomas en serio lo que dice, dándole peso y relevancia a sus palabras. Cuando te pide que hagas algo, te adaptas como puedes, por el solo respeto que le tienes.

La Biblia nos dice que honremos a nuestro padre y a nuestra madre, y a las autoridades. Es un llamado a reconocer la posición o el valor de otra persona. El honor es una palabra noble.

En especial, esto es cierto en el matrimonio. Honrar a tu pareja significa prestarle toda tu atención, en lugar de hablarle desde atrás de un periódico o con un ojo en la televisión.

Cuando se toman decisiones que afecten a ambos o a toda la familia, le das la misma importancia en tu mente a la opinión de tu cónyuge. Honras lo que tiene para decir. Significa mucho para ti, y debería saberlo por la manera en que lo tratas.

Sin embargo, hay otra palabra que nos llama a alcanzar un propósito más alto, una palabra que a menudo no identificarnos con el matrimonio, aunque no se puede subestimar su relevancia. Es una palabra que constituye el fundamento del honor: la razón misma por la cual respetamos y tenemos en alta estima a nuestro cónyuge. Esa palabra es “santo”.

Decir que tu cónyuge debería ser santo para ti, no significa que sea perfecto. La santidad significa que está apartado para un propósito supremo: ya no común ni cotidiano sino especial y único. Nadie puede competir en tu corazón con una persona que para ti es santa. Es sagrada, alguien a quien honrar, alabar y defender.

La novia trata de esta manera su vestido. Luego de usarlo en su día especial, lo cubre y lo protege, y luego lo separa de todo lo demás en su armario. No la verás usándolo cuando trabaja en el jardín o sale de paseo. Su vestido de novia tiene un valor propio. De esta manera, es santo y sagrado para ella.

Cuando dos personas se casan, cada cónyuge pasa a sersanto para el otro, mediante la santidad inherente al matrimonio. Esto significa que ninguna otra persona en el mundo debe disfrutar de este nivel de compromiso y expresión de afecto de tu parte. La relación entre ustedes no se compara a ninguna otra. Compartes la intimidad física sólo con ella, sólo con él. Estableces un hogar con esta persona. Tienes hijos con ella. Tu corazón, tus posesiones, tu vida misma deben estar absortos en este lazo singular que compartes sólo con esta persona.

¿Las cosas son así en tu matrimonio? ¿Tu cónyuge diría que lo honras y lo respetas? ¿Lo consideras apanado y de gran valor para ti? ¿Crees que es santo?

Quizá, no lo sientas, y tal vez sea por una buena razón. Tal vez quisieras que algún desconocido pudiera ver cuánta falta de respeto recibes de parte de tu esposo o esposa (alguien que hiciera que tu cónyuge se sintiera avergonzado al salir a la luz quienes en realidad a puertas cerradas).

Sin embargo, con el amor las cosas son distintas. El amor honra aun cuando lo rechazan; trata a su amado como alguien especial y sagrado aun cuando lo único que recibe a cambio es una actitud desagradecida.

Por supuesto, es maravilloso cuando los dos esposos están unidos en este propósito, cuando siguen el mandamiento bíblico de ser “afectuosos unos con otros”en amor y se dan preferencia el uno al otro (Romanos 12:10). “Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal” (Hebreos 13:4 NVI).

No obstante, cuando tus intentos de honra no son correspondidos, debes honrar igualmente. El amor se atreve a hacerlo; a decir: Valoraré nuestra relación por sobre todas las demás. El mayor sacrificio que esté dispuesto a hacer, lo haré por ti. Con todos tus fracasos, tus pecados, tus errores y tus defectos (pasados y presentes) igual decido amarte y honrarte.

Así se crea una atmósfera para reavivar el amor. Así guías tu corazón a volver a amar de verdad a tu cónyuge. Y eso es lo bueno del honor.

El desafío de Hoy:

Elige una manera de demostrarle honor y respeto a tu cónyuge que sea diferente de lo habitual. Quizá sea abrirle la puerta a tu esposa, tal vez sea guardarle la ropa a tu esposo, quizá sea la forma en la que escuches y hables cuando se comuniquen, muéstrale a tu cónyuge que lo tienes en alta estima.

Escribe en tu libreta-diario:

¿Cómo elegiste demostrar honor? ¿Cuál fue el resultado? ¿De qué otras maneras podrías demostrar honor durante los próximos días?



Los honraré y no serán menospreciados. (Jeremías 30:19)



♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

5 Maneras de mejorar instantáneamente tu matrimonio

5 Maneras de mejorar instantáneamente tu matrimonio
5 Maneras de mejorar instantáneamente tu matrimonio

1. Oren Juntos
2. Escucha Más de lo que Hables
3. Reserva tus Gritos para el Dormitorio ☺
4. No mantengan ningún secreto el uno del otro
5. Apaguen el teléfono celular cuando estén juntos.

 ♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

jueves, 4 de septiembre de 2014

El amor de deleita - Día 14 de El desafío del amor

El amor de deleita - Día 14 de El desafío del amor

Goza de la vida con la mujer que amas todos los días de tu vida fugaz. Eclesiastés 9:9 NBLH

Una de las cuestiones más importantes que deberías aprender en este viaje que el amor te desafía es que no puedes simplemente seguir tu corazón. Debes guiarlo. No debes permitir que tus sentimientos y emociones te conduzcan. Debes colocarlos en el asiento trasero y decirles adónde irás,


En tu relación matrimonial, no siempre tendrás deseos de amar. Es poco realista esperar que tu corazón se estremezca al pensar en pasar cada momento con tu cónyuge. Nadie puede mantener un deseo ardiente de unión que depende solo de los sentimientos; pero también es difícil amar a alguien sólo por obligación.

Un recién casado se deleita en la persona que ahora es su cónyuge. Su amor es fresco y joven, y en el corazón persisten esperanzas de un futuro romántico, Sin embargo, hay algo que tiene el mismo poder que ese amor fresco y nuevo. Viene de la decisión de deleitarte en tu cónyuge y de amarlo sin


importar cuánto tiempo hayas estado casado. En otras palabras, el amor que decide amar tiene el mismo poder que el amor que tiene deseos de amar. En muchos aspectos, es un amor más verdadero porque tiene los ojos bien abiertos: Si depende de nosotros, siempre nos inclinaremos a desaprobar al otro. Ella te crispará los nervios. Él te sacará de quicio. Tengamos en cuenta que nuestros días son demasiado cortos como para gastarlos discutiendo por nimiedades.

La vida es demasiado fugaz.

En cambio, es hora de guiar tu corazón una vez más a se deleite en tu cónyuge. Disfruta de tu cónyuge. Toma la mano de tu es posa y busca su compañía. Desea conversar con tu esposo. Recuerda por qué te enamoraste de su personalidad. Acepta a esta persona (con sus peculiaridades y todo) y vuelve a recibirla con los brazos abiertos en tu corazón.

Una vez más, puedes elegir lo que atesoras. Tus preferencias no vienen programadas de nacimiento ni estás destinado a actuar de acuerdo a ellas, Si eres irritable, es porque decides serlo, Si no puedes funcionar sin una casa limpia, es porque has decidido que no puedes hacerlo de ninguna otra manera. Si fastidias a tu pareja más de lo que la elogias, es porque has permitido que tu corazón sea egoísta. Te has dejado llevar por la crítica.

Así que ya es hora de sacar tu corazón de allí. Es hora de aprender a deleitarte en tu cónyuge una vez más, y podrás observar cómo tu corazón comienza a disfrutar de su persona.

Quizá te sorprenda descubrir que la Biblia tiene muchas historias de amor romántico, y ninguna es tan evidente ni provocativa como la que aparece en los ocho capítulos del Cantar de los Cantares, Escucha cómo estos dos amantes se deleitan mutuamente en este libro poético...

La esposa: «Como el manzano entre los árboles del bosque, así es mi amado entre los jóvenes, a su sombra placentera me he sentado, y su fruto es dulce a mi paladar. Él me ha traído a la sala del banquete, y su estandarte sobre mí es el amor» (Cantar de los Cantares 1:3-4).

El esposo: «levántate amada mía, hermosa mía, y ven conmigo. Paloma mía, en las grietas de la peña, en lo secreto de la senda escarpada, déjame ver tu semblante, déjame oír tu voz; porque tu voz es dulce, y precioso tu semblante» (Cantar de los Cantares 2:13-14).

¿Demasiado sensiblero? ¿Demasiado empalagoso? No para los que guían su corazón a deleitarse en la persona que aman... aun cuando se acaba lo nuevo, aun cuando ella use tubos en la cabeza y él esté perdiendo el cabello. Es hora de recordar por qué te enamoraste una vez. Es hora de volver a reír; de volver a coquetear; de volver a soñar. Y de hacerlo con placer.

El desafío de hoy puede llevarte a un cambio verdadero y radical en tu manera de pensar. En el caso de algunos, quizá sólo sea necesario un pequeño paso para llegar al deleite. En el caso de otros, puede ser necesario un salto gigante desde la indignación constante.

Lo cierto es que si alguna vez te deleitaste (y sí lo hiciste cuando te casaste) puedes volver a hacerlo. No importa si ha pasado mucho tiempo. No importa si han sucedido muchas cosas que cambiaron tu percepción.

Tienes la responsabilidad de volver a encontrar lo que amas de esta persona a la que te has prometido para siempre.

El desafío de Hoy:

Con determinación, deja de lado una actividad que hagas en general para poder pasar tiempo de calidad con tu cónyuge.

Hagan algo que a tu cónyuge le encantaría hacer o un proyecto en el que sabes que quiere participar. Simplemente, pasen tiempo juntos.

Escribe en tu libreta-diario:

¿Qué decidiste dejar de lado? ¿Qué hicieron juntos? ¿Cómo les fue? ¿Qué cosa nueva descubriste (o volviste a descubrir) sobre tu cónyuge?



Dame […] tu corazón y que tus ojos se deleiten en mis caminos. (Proverbios 23:26)
♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

miércoles, 3 de septiembre de 2014

El amor pelea limpio - Día 13 de El desafío del amor

Si una casa está dividida contra sí misma, esa casa no podrá permanecer. Marcos 3:25

Te guste o no, el conflicto en el matrimonio es sencillamente inevitable. Cuando se casaron, no solo unieron sus esperanzas y sus sueños sino también sus heridas, sus temores, sus imperfecciones y su bagaje emocional. Desde que desempacaron luego de la luna de miel, comenzaron el verdadero proceso de “desempacarse” mutuamente y de hacer el desagradable descubrimiento de cuán pecadores y egoístas pueden ser.


En poco tiempo, tu pareja comenzó a deslizarse de tu elevado pedestal y tú del suyo. La intimidad forzosa del matrimonio comenzó a despojarte de tu fachada pública ya exponer tus problemas privados y rus hábitos secretos. Bienvenido a la humanidad caída.

Al mismo tiempo, las tormentas de la vida comenzaron a probar y revelar de qué estabas hecho en verdad. Las demandas laborales, los problemas de salud, las discusiones con los suegros y las necesidades financieras estallaron con distinta intensidad, añadiendo presión y calor a la relación. Esto crea un marco para que aparezcan desacuerdos entre ustedes dos. Discutieron y pelearon. Se hirieron. Experimentaron conflictos. Tienen que saber que no están solos.

Todas las parejas atraviesan lo mismo. Es lo habitual. Sin embargo, no todas lo superan. Así que no creas que poner en práctica el desafío de hoy alejará todos los conflictos de tu matrimonio. En cambio, se trata de abordar el problema de una manera tal que cuando lo atraviesen, su
relación se vea enriquecida.

Los dos. Juntos.

Es probable que el daño más profundo y desgarrador que puedas hacerle (o que le hayas hecho) a tu matrimonio ocurra en pleno conflicto, porque es el momento en el cual tu orgullo es más fuerte. Estás más enojado que nunca. Eres más egoísta y sentencioso que nunca. Tus palabras contienen más veneno que nunca. Tomas las peores decisiones. Si el conflicto desenfrenado toma el control y ninguno de los dos pone el pie en el freno, un matrimonio puede estar bien el lunes y comenzar a venirse abajo el martes.

Sin embargo, el amor interviene y cambia las cosas. Te recuerda que tu matrimonio es demasiado valioso como para permitir que se autodestruya, y que el amor por tu cónyuge es más importante que cualquier asunto por el que estén peleando. El amor te ayuda a instalar airbags y montar barreras de protección en tu relación. Te recuerda que en verdad se puede revertir el conflicto para siempre. Las parejas casadas que aprenden a resolver sus diferencias suelen tener más unidad, más confianza, más intimidad y luego pueden disfrutar de una conexión mucho más profunda.

Pero, ¿cómo? La manera más sabia es aprender a pelear limpio, estableciendo reglas de juego saludables. Si no tienen pautas para abordar cuestiones problemáticas, no respetarán los límites cuando se caldeen los ánimos. En esencia, hay dos clases de límites para lidiar con el conflicto: los límites de pareja y los límites personales. Loslímites de pareja son reglas que los dos acuerdan de antemano, reglas que se utilizan durante cualquier pelea o altercado. Si se violan estas reglas, cualquiera de los dos tiene derecho a hacerlas respetar, con delicadeza, pero de inmediato.

Estas reglas podrían incluir:

1. Nunca mencionaremos el divorcio

2. No traeremos a colación temas del pasado y sin relación

3. Nunca pelearemos en público ni frente a nuestros hijos

4- Nos tomaremos un descanso si el conflicto alcanza un nivel peligroso

5. Nunca tocaremos al otro para hacerle daño

6. Nunca nos iremos a dormir enojados

7. El fracaso no es una opción. Pase lo que pase, lo resolveremos

Los límites personales son reglas que practicas por tu cuenta.

Aquí tienes algunos de los ejemplos más efectivos:

1. Escucharé antes de hablar. “Que cada uno sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para la ira” (Santiago 1:19)

2. Abordaré mis propios problemas con franqueza. “¿Y por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de la viga que está en tu propio ojo?” (Mateo 7:3)

3. Hablaré con dulzura y no levantaré la voz. “La suave respuesta aparta el furor, mas la palabra hiriente hace subir la ira” (Proverbios 15:1)

Pelear limpio significa cambiar de armas; disentir con dignidad. Como resultado, deberías poder tender un puente en lugar de quemarlo. Recuerda, el amor no es una pelea, sino que siempre vale la pena pelear por él.

El desafío de Hoy:

Habla con tu cónyuge con respecto a establecer reglas de juego saludables.

Si no está listo para esto, entonces anota tus propias reglas personales para respetar durante las discusiones. Decide cumplirlas cuando vuelva a surgir un desacuerdo.

Escribe en tu libreta-diario:

Si tu cónyuge participó, ¿cuál fue su respuesta? ¿Qué reglas personales anotaste?



Tened el mismo sentir unos con otros. (Romanos 12:16)
♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

miércoles, 27 de agosto de 2014

El amor causa una buena impresión - Día 9 de El Desafío del amor

El amor causa una buena impresion
Saludaos unos a otros con un beso de amor. 1 Pedro 5:14
Hasta ahora, has tratado muchos temas importantes en esta travesía. Aprender a demostrar aspectos del amor como la paciencia, la bondad y el aliento no siempre es fácil pero sin duda es fundamental para una relación saludable. Así que quizá parezca intrascendente hablar sobre la manera en que saludas a tu cónyuge todos los días, pero esta pequeña cuestión tiene una importancia sorprendente.

La manera en que una pareja se saluda dice mucho de su relación. Se puede ver en la expresión, el semblante y en la manera en que se hablan. El contacto físico lo hace aún más evidente. ¿Pero cuánta importancia deberías darle a un saludo?

La Biblia tiene para decir sobre los saludos más de lo que quizá supongas. El apóstol Pablo se tomó tiempo para alentar a sus lectores a saludarse con calidez cuando se encontraran.

Es más, cerca del final de su carta a los romanos, les pidió a los creyentes que saludaran de su parte a 27 de sus amigos y seres queridos. Incluso se tomó el tiempo
para enumerarlos por su nombre.

Sin embargo, no se trata solo de tus amigos. Jesús observó en el Sermón del Monte que aun los paganos les hablan con amabilidad a las personas que quieren. Eso es sencillo para cualquiera. Sin embargo, Jesús fue más allá y dijo que para ser piadoso, también había que ser lo suficientemente humilde y misericordioso como para tratar con bondad a los enemigos.

Esto plantea una pregunta interesante. ¿Cómo saludas a tus amigos, a tus compañeros de trabajo y a tus vecinos? ¿Y a tus conocidos y a los que encuentras en público?

Quizá te encuentras con alguien que no te agrada demasiado, pero lo saludas por cortesía. Así que si eres tan agradable y educado con las demás personas, ¿no se merece tu cónyuge lo mismo? ¿Diez veces más?

Es probable que no pienses en esto muy a menudo: en lo primero que le dices a tu pareja al despertar por la mañana, en la expresión de tu rostro cuando entras al auto, en la energía de tu voz cuando hablas por teléfono; pero aquí tienes otra cuestión que probablemente no te detengas a considerar: lo distinto que sería el día de tu cónyuge si expresaras con todo tu ser lo feliz que estás de verlo.

Cuando alguien comunica que está feliz de verte, aumenta tu autoestima. Te sientes importante y valorado porque un buen saludo crea un marco para una interacción positiva y saludable.

Al igual que el amor, te impulsa a seguir adelante. Recuerda la historia del hijo pródigo que contó Jesús. Este joven rebelde exigió el dinero de su herencia y lo malgastó en un estilo de vida insensato; pero pronto, sus malas decisiones lo alcanzaron y llegó a comer las sobras de una pocilga. Humillado y avergonzado, ensayó sus disculpas e intentó pensar en la mejor manera de volver a su casa y enfrentar a su padre. Sin embargo, no lo recibieron como esperaba. “y cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y sintió compasión por él, y corrió, se echó sobre su cuello y lo besó” (Lucas 15:20).

De todas las posibles situaciones que este joven había imaginado, es probable que esta haya sido la última que esperaba. ¿Cómo crees que se sintió al recibir el abrazo de su padre y escuchar su tono agradecido? Sin duda, se sintió amado y apreciado una vez más. ¿Cuál crees que fue el resultado en la relación entre ellos?

¿Qué clase de saludos harían que tu pareja se sintiera de esa manera? ¿Cómo podrías despertar sus distintos sentidos con una simple palabra, un toque o un tono de voz? Un saludo amoroso puede bendecir a tu cónyuge por medio de lo que ve, escucha y siente.

Piensa en las oportunidades que tienen de saludarse regularmente. Cuando llegas a casa. Cuando se encuentran a almorzar. Cuando se dan las buenas noches. Cuando hablan por teléfono.

No es necesario que seas siempre audaz y espectacular; pero añadir calidez y entusiasmo al trato te da la oportunidad de tocar el corazón de tu pareja de maneras sutiles y tácitas.

Piensa en tu forma de saludar. ¿La usas bien? ¿Tu cónyuge se siente valorado y apreciado? ¿Se siente amado? Aun si no se están llevando muy bien, puedes disminuir la tensión y otorgarle valor por tu modo en que lo saludas.

Recuerda, el amor es una decisión. Así que decide cambiar tu forma de saludar. Elige amar.

El desafío de Hoy:

Piensa una manera específica en la que te gustarla saludar hoy a tu cónyuge. Hazlo con una sonrisa y con entusiasmo.

Luego, decide cambiar tu forma de saludar para reflejar tu amor por él (ella).

Escribe en tu libreta-diario:

¿Cuándo y en dónde elegiste llevar a cabo tu saludo especial? ¿Cómo cambiarás tu forma de saludar de ahora en adelante?

Pues he llegado a tener mucho gozo y consuelo en tu amor. (Filemón 7)





♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

martes, 26 de agosto de 2014

Eres capaz de esperar?

Su matrimonio se ha desbaratado. Su esposo quiere el divorcio o ha encontrado a otra persona. Usted ha clamado al Señor y El dice que El restaurará y reconstruirá su matrimonio, dándole una promesa, pero usted tiene que ser paciente.

"Qué? Que yo espere?"... Sí, sea paciente. Mi pregunta es: esperará usted?. Usted quiere su matrimonio restaurado hasta que yo le diga que usted tiene que esperar el tiempo del Señor. En la pelicula A Prueba De Fuego hay una canción, que canta John Waller llamada “Mientras espero”, el escribió esta canción mientras estaba esperando la respuesta a una oración que le hizo al Señor. Le recuerdo que mientras usted está esperando por la restauración de su matrimonio hay muchas personas que están esperando también por respuestas a cosas muy importantes en su vida, como trabajo, un mejor sitio para vivir, un bebé, la sanación de una enfermedad o que un hijo o hija regrese a casa y deje su rebeldía y ls drogas o dejen esa vida descarriada. Todos debemos esperar por el tiempo del Señor en nuestras vidas.

Por la mañana, Señor, escuchas mi clamor; por la mañana te presento mis ruegos, y quedo a la espera de tu respuesta. Salmo 5-3

No se queje o murmure como los israelitas hicieron a Moisés y a Dios. Recuerde, en el Antiguo Testamento Dios se puso muy enojado con el pueblo ingrato y en su dureza de corazón. Recuerde el significado de la palabra paciencia para que pueda recibir la promesa, para usted, su matrimonio y su famillia. Si paga esperar por el tiempo del Señor.

Yo, Señor, espero en ti; tú, Señor y Dios mío, serás quien responda.Salmo 38:15

Necesita aprender a confiar en el Señor, crecer espiritualmente y dejarle a El que le dirija en su vida paso por paso. Usted se verá premiada y usted podrá soportar la espera con gozo. Desarrollará paciencia teniendo un corazón bueno, a través de las penalidades y los sufrimientos, mientras se le prueba la fé y no perdiendo la esperanza en el Señor. Espere con paciencia por su tiempo.

Guarda silencio ante el Señor, espera en él con paciencia; no te irrites ante el éxito de otros, de los que maquinan planes malvados. Refrena tu enojo, abandona la ira; no te irrites, pues esto conduce al mal.

los que esperan en el Señor heredarán la tierra. Pero tú, espera en el Señor, y vive según su voluntad, que él te exaltará para que heredes la tierra. Cuando los malvados sean destruidos, tu lo verás con tus propios ojos. Salmo 37:7-9, 34

Puse en el Señor toda mi esperanza; él se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor. Me sacó de la fosa de la muerte, del lodo y del pantano; puso mis pies sobre una roca y me plantó en terreno firme. Puso en mis labios un cántico nuevo, un himno de alabanza a nuestro Dios. Al ver esto, muchos tuvieron miedo y pusieron su confianza en el Señor. Dichoso el que pone su confianza en el Señor y no recurre a los idólatras ni a los que adoran dioses falsos. Salmo 40:1-4

Cuando leemos a través de la Biblia vemos como la gente tenía que esperar pacientemente por los milagros, las visiones y las promesas. Esperar pacientemente es desarrollar su carácter cristiano y va siendo un ejemplo a otros mientras esprea. Esperemos, siempre alabando al Señor y no quejándonos, confiando y perseverando, nunca desesperando o tratando de rendirnos. Usted será bendecido con un matrimonio restaurado para toda la vida si es paciente, esperando por el Señor que rompa las cadenas y las ataduras y abriéndole los ojos y los oidos espirituales a su esposo o hijos en cualquier momento. Recogeremos de lo que sembramos, por lo tanto, esperemos nuestra promesa de restauración.
Por tanto, hermanos, tengan paciencia hasta la venida del Señor. Miren cómo espera el agricultor a que la tierra dé su precioso fruto y con qué paciencia guarda las temporadas de lluvia. Así también ustedes, manténganse firmes y aguarden con paciencia la venida del Señor, que ya se cerca. No se quejen unos de otros, hermanos, para que no sean juzgados. ¡El juez ya está a la puerta! Hermanos, tomen como ejemplo de sufrimiento y de paciencia a los profetas que hablaron en el nombre del Señor. En verdad, consideramos dichosos a los que perseveraron. Ustedes han oído hablar de la perseverancia de Job y han visto lo que al final le dio el Señor. Es que el Señor es muy compasivo y misericordioso. Santiago 5:7-11

Fuente : Charlyne Steikanmp
♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

lunes, 25 de agosto de 2014

Oración por tu matrimonio

Oración por tu matrimonio

Amado Padre,
quiero agradecerte por mi matrimonio, por mi cónyuge, por la familia que me has regalado. Eres bueno y tu amor por nosotros no tiene límites, por eso acudo a ti en este momento de dificultad, sabiendo que eres un Padre amoroso y hacedor de milagros.
Mira mi matrimonio que está pasando por este tiempo de crisis, en el cual nada parece estar bien. Estamos sin fuerzas, desanimados y nos tratamos muy mal el uno al otro. Si bien recordamos el pacto que hicimos al casarnos, en estos tiempos difíciles dudamos de haber tomado una buena decisión en aquel momento y solamente queremos que termine este sufrir.
Creo en Ti, que todo lo puedes, por eso te ruego que obres milagros en nuestra relación. Trae perdón y reconciliación, para que podamos acercarnos sin enojo ni rencor. Ayúdanos a conversar y escucharnos para poder encontrar un punto de restauración.

Que tengamos los frutos del Espíritu para tratarnos mutuamente y nos veamos como Tú nos ves.
Que dejemos de lado los reclamos y las palabras hirientes.
Que pongamos el bienestar común primero en lugar de nuestras propias intenciones egoístas.
Que estemos dispuestos a comenzar de nuevo, a pesar de lo difícil de lo vivido.
Mira nuestros hijos, que están sufriendo por nuestro malestar, y acarrean las consecuencias de nuestros errores. Sana sus corazones, y ayúdalos a estar fortalecidos en ti. Protégelos para que nada los afecte y puedan refugiarse en tus brazos durante el proceso.
Te pido especialmente, Señor, que cambies mi corazón, que me ayudes a dejar de lado todas las ideas que tenía acerca del matrimonio, y todos los "modelos matrimoniales" que intento seguir, dándome una nueva percepción y un nuevo conocimiento de cuál es tu voluntad para nuestro matrimonio.
Perdóname todo lo que he pensado, lo que dije, lo que intenté hacer, y sáname de toda mi maldad. Reconozco que no soy competente por mi misma, sino que todo lo bueno que pueda hacer proviene de Ti. Crea un nuevo corazón en mi y en mi cónyuge, y habita Tú primero entre nosotros.
En el nombre de Jesús.
Amén

♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

miércoles, 20 de agosto de 2014

5 consejos para mejorar la convivencia en el matrimonio

Cómo mantener el gozo del noviazgo después del matrimonio? Algunas parejas sienten esto como un gran desafío debido a la falta de tiempo, a las exigencias del trabajo, a la atención que deben compartir entre cónyuges e hijos, las tareas del hogar y las responsabilidades en la comunidad
donde residen y de variada índole. Sin embargo, es posible “vivir felices para siempre” en un ambiente armonioso si ambos cónyuges se esfuerzan por cooperar mutuamente y crear tiempo para hallar la felicidad plena en sus familias. A continuación describiré cinco ideas para mantener el gozo que perdura:

1. Continuar las citas luego del matrimonio: cada pareja de novios es experta (podríamos afirmar) en hacer tiempo para salir en citas durante el cortejo. Eso puede mantenerse luego del matrimonio también y el establecer un día (que puede ser flexible) para salir como matrimonio para hacer algo juntos puede fortalecer los vínculos afectivos
y ayudar a que la pareja pueda dialogar, divertirse y renovar sus energías para apreciar el tiempo que pasan con sus hijos. Tales actividades podrían incluir: asistir a un concierto, ver una película en el cine, salir a un parque, dar una caminata, salir a cenar o visitar amigos.

2. Participar en actividades hogareñas: existen muchas actividades en las cuales los cónyuges pueden fortalecer su amistad al participar juntos, tales como limpiar la casa, lavar el auto, regar las plantas en el jardín, recolectar hojas, caminar, o aún limpiar otros objetos mediante los cuales pueden continuar el diálogo y demostrar aprecio uno por el otro.

3. Tomar decisiones juntos: la felicidad que dura para siempre también está relacionada con tomar decisiones de importancia en conjunto, dado que los matrimonios tienen mayor posibilidad de tomar decisiones acertadas al tomar en cuenta ambas perspectivas.

4. Dejar notas en lugares estratégicos: toda persona se siente feliz cuando le demuestran aprecio. Los cónyuges podrían dejar notas de agradecimiento y/o de aprecio por diferentes motivos debajo de la almohada, en el refrigerador, en el bolsillo de una camisa, blusa o pantalón, donde la otra persona lo pueda encontrar en el momento menos esperado. Escribir una nota no lleva mucho tiempo y es tan valioso para el que lo lee y/o recibe.

5. Apartar un día especial para hacer algo tradicional juntos: este “día especial” puede ser uno en que la pareja podría hacer algo que se convierta en un hábito válido para continuar.

Cualquiera sea la tradición que deseen establecer juntos, valdrá la pena, porque el hacer tiempo para llevarlo a cabo es recompensado por una amistad perdurable en el matrimonio. Mi esposo y yo también lo hemos extendido a nuestros hijos al explicarles que esa cita o determinada salida juntos es necesaria y que ellos van a quedar con una persona que les cuidará pero que pronto nos volverán a ver. Eso les ha ayudado a tener una actitud positiva hacia nuestra salida y hasta colaboran en su comportamiento y nos alientan a salir porque saben que cuando regresamos, lo hacemos de manera feliz y fortalecidos, además del hecho que nos apreciamos aún más. Es recomendable establecer esto lo antes posible para empezar a disfrutar la realidad de la frase “vivir juntos para siempre”



♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

lunes, 18 de agosto de 2014

¿Es importante el humor en el matrimonio?

¿Es importante el humor dentro de una pareja? ¿Cómo lo valoramos en nuestras relaciones?

Uno de los mayores expertos en terapia y relaciones de pareja, el psicólogo neoyorkino John Gottman, quien dice ser capaz de predecir con un alto porcentaje de éxito -sólo escuchando sus conversaciones- si una pareja continuará unida en los próximos seis años, muestra en sus estudios la importancia que tiene el humor dentro de una relación sentimental.

Según cuenta Eduardo Jáuregui, profesor de la Universidad de Saint Louis (en su campus de Madrid) y cofundador de Humor Positivo, Gottman pedía a las parejas en uno de sus estudios que hablasen sobre los conflictos que tenían. Durante estas conversaciones,
Gottman anotaba una serie de elementos que él valoraba como positivos (incluido el sentido del humor) y negativos. "Si una pareja utiliza el humor cuando debate y dialoga sobre sus conflictos, tendrá una probabilidad mayor de solucionar esos problemas y de disfrutar de una relación más satisfactoria", indica Jáuregui.

REÍRSE DE LAS MISMAS COSAS

En una relación, a largo plazo, es muy importante estar con alguien "con quien te lo pases bien, que comparta tus mismas risas, que se ría de lo mismo que tú, es decir, que os riais y os hagan gracia las mismas cosas", expone el psicólogo.

No se trata de que la otra persona sea muy graciosa, o tenga un determinado sentido del humor, sino de que el humor sea parecido, que congenien, que ambas personas disfruten con las mismas cosas. Que se rían juntas. Este elemento, mantienen firmemente los expertos, es crucial para el devenir del amor.

Aunque parezca obvio, mantiene este especialista, una de las claves para la felicidad de una pareja es que ambos miembros dediquen un tiempo a hacer algo que a los dos les guste. No es fácil. El trabajo, los hijos o el ocio de cada uno ocupa mucho tiempo, pero es muy importante, aconseja, que se dedique tiempo a hacer alguna actividad común que divierta a ambos. Que hagan cosas novedosas. Y aquí, el humor y la risa tienen un papel fundamental.

Tal como se ha podido comprobar en diferentes estudios, "dos desconocidos se sienten más cercanos y atraídos mutuamente después de participar juntos en una actividad divertida", muestra este especialista. Y del mismo modo, "los casados valoran su matrimonio como más satisfactorio tras compartir una actividad divertida".

LA RISA COMPARTIDA Y EL ORGASMO
Cada vez más expertos tienen claro que el humor es un elemento crucial. Ana Sierra, psicóloga y terapeuta de pareja, trabaja con ello. "La respuesta orgásmica es similar a la de una carcajada", explica. Es decir, para que se produzcan, ambos tienen que tener estímulos generadores de deseo y motivación, que acumulen tensión o excitación y se interprete como algo agradable.

"Al liberarse, tanto la carcajada como el orgasmo viajan a la misma zona del cerebro, al sistema límbico [el emocional], que interpreta el estímulo como positivo liberando no sólo tensión a través de la carcajada o el orgasmo sino también hormonas y neurotransmisores. Entre otras sustancias se producen endorfinas (también llamadas hormonas de la felicidad), oxitocina (la hormona del cariño), dopamina, que es motivadora; y serotonina, una sustancia reguladora del estado de ánimo", explica la experta.

COMPONENTES PARA UNA RELACIÓN ROMÁNTICA
El humor se basa realmente, en algo que ves absurdo, que te define como persona, por ejemplo: ¿de qué cosas te ríes? ¿Qué te hace gracia? Es un elemento muy importante a valorar en los seres humanos. De hecho "si tu risa coincide con la del otro es un buena señal, un síntoma de cercanía y conexión con esa otra persona", indica Jáuregui, autor entre otros libros de Amor y Humor. "¿Qué buscas en una pareja?", pregunta el experto. Entre las tres primeras respuestas, una de ellas será el humor: "Alguien que se ría conmigo".

El humor es uno de los elementos más valorados a la hora de buscar pareja. Jáuregui, exploró estos elementos y encontró algunos datos importantes. Por ejemplo que un buen sentido del humor es uno de los tres atributos más valorados en una pareja romántica. Otro hecho destacable es que las personas que dan una puntuación más alta al sentido del humor de su pareja están más satisfechas con su relación.

Las emociones positivas, por tanto, se asocian con un mayor deseo, desinhibición y disfrute sexual, por lo que "el humor es una estrategia muy habitual para gestionar la intimidad durante la seducción y el cortejo entre seres humanos", sostiene.



Fuentes: El Mundo
y Protestante Digital 2014

♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

viernes, 15 de agosto de 2014

El amor es amable. Día 2 del Desafío del amor

Día 2. El amor es amable
Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo. Efesios 4:32

La amabilidad es el amor en acción. Si la paciencia es la manera en que el amor reacciona para reducir al mínimo una circunstancia negativa. La amabilidad es la manera en que el amor actúa para aumentar al máximo una circunstancia positiva. La paciencia evita un problema; la amabilidad crea una bendición. Una es preventiva, la otra es dinámica. Estas dos caras del amor son las piedras angulares sobre las cuales se construyen los demás atributos que trataremos.

El amor te hace amable. Y la amabilidad te hace agradable. Cuando eres amable, las personas quieren estar cerca de ti. Perciben que eres bueno con ellas y queles haces bien.
La Biblia declara: «La misericordia y la verdad nunca se aparten de ti; átalas a tu cuello, escríbelas en la tabla de tu corazón. Así hallarás favor y buena estimación ante los ojos de Dios y de los hombres.» (Proverbios 3:3-4).Amabilidad, puede parecer un término genérico para definir, y más aún para poner en práctica. Así que separaremos la amabilidad en cuatro ingredientes esenciales:

Dulzura. Cuando obras con amabilidad, tienes cuidado de cómo tratas a tu cónyuge y jamás eres demasiado severo. Eres sensible y tierno. Aun si es necesario decir algo difícil, harás lo imposible para que tu reprimenda o desafío logren ser tan fáciles de escuchar como sea posible. Dices la verdad con amor.

Servicio. Ser amable significa que cubres las necesidades del momento. Si se trata de tareas domésticas, te pones a trabajar ¿Hace falta un oído dispuesto? Lo proporcionas. La amabilidad adorna a la esposa con la capacidad de servir a su esposo sin preocuparse por los derechos propios. La amabilidad hace que un esposo tenga curiosidad de descubrir lo que su esposa necesita, y lo motiva a ser el que dé un paso al frente y se asegure de que esas necesidades se satisfagan... aun si las propias quedan en espera.

Buena disposición. La amabilidad te inspira a estar dispuesto. En lugar de ser obstinado, reacio o terco, cooperas y te mantienes flexible. En vez de quejarte y poner excusas, buscas razones para llegar a un acuerdo y adaptarte. Un esposo amable termina miles de posibles discusiones con su disposición de escuchar antes de exigir que se haga lo que quiere.

Iniciativa. La amabilidad piensa de antemano y luego da el primer paso. No se sienta a esperar que la impulsen u obliguen a salir del sofá. El esposo o la esposa amable será el que salude primero, el que sonría primero, el que sirva primero y perdone primero. No necesita que el otro haga las cosas bien para demostrar amor. Cuando obras desde la amabilidad, ves la necesidad y das el primer paso.

Jesús describió de manera creativa la amabilidad del amor en la parábola del buen samaritano, que se encuentra en la Biblia, en el capítulo 10 de Lucas. A un hombre judío lo atacan unos ladrones y lo dejan moribundo en un camino apartado. Dos líderes religiosos, respetados entre su gente, pasan y deciden no detenerse. Estaban demasiado ocupados. Eran demasiado importantes. Les gustaba demasiado tener las manos limpias. Sin embargo, un hombre común de otra raza (de los odiados samaritanos, cuyo desprecio por los judíos era tanto amargo como mutuo) vio a este extraño necesitado y se conmovió con compasión. Cruzó rodas las barreras culturales y se arriesgó a hacer el ridículo, pero se detuvo a ayudar al hombre. Vendó sus heridas, lo colocó sobre su propio burro, lo llevó a un lugar seguro y pagó todos los gastos médicos de su propio bolsillo.

En donde años de racismo habían causado conflictos y división, un acto de amabilidad unió a dos enemigos. Con dulzura. Por medio del servicio. Con buena disposición. Este hombre tomó la iniciativa y demostró la verdadera amabilidad en todas sus formas.

¿Acaso al principio no fue la amabilidad algo clave que los unió a ti y a tu cónyuge? Cuando te casaste, ¿no esperabas disfrutar de su amabilidad durante el resto de tu vida? ¿Acaso tu pareja no sentía lo mismo con respecto a ti? Aunque los años pueden mitigar ese deseo, tu placer en el matrimonio sigue estando ligado al nivel diario de amabilidad expresada.
La Biblia describe a una mujer cuyo esposo e hijos la bendicen y la alaban. Entre sus atributos nobles se encuentran: «Abre su boca con sabiduría, y hay enseñanza de bondad en su lengua» (Proverbios 31:26). ¿En qué lugar del medidor de amabilidad te colocaría tu cónyuge? ¿Cuán severo eres? ¿Cuán dulce y servicial? ¿Esperas que te pidan las cosas o tomas la iniciativa para ayudar?
Es difícil demostrar amor cuando tienes poco o nada de motivación. Sin embargo, el amor en esencia no se fundamenta en los sentimientos; sino que toma la determinación de manifestar amabilidad aun cuando parezca no haber recompensa. Nunca aprenderás a amar hasta que aprendas a ser amable.

El desafío de Hoy:
Hoy también, además de no decirle nada negativo a tu cónyuge, realiza al menos un gesto inesperado como acto de Amabilidad.
Escribe en tu libreta-diario:
¿Qué descubriste hoy sobre el amor? ¿Qué hiciste, en concreto, en este desafío? ¿Cómo demostraste amabilidad?

Lo que es deseable en un hombre es su bondad. (Proverbios 19:22)

♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

lunes, 11 de agosto de 2014

Cómo evitar 9 errores comunes en el matrimonio

Son errores comunes. Pueden ser fatales.

Mantener una relación saludable con tu pareja siempre requerirá mucho trabajo e intencionalidad. A medida que los años pasan la atención a los detalles se deteriora y es ahí donde se comienzan a formar los conflictos. En este articulo te comparto los diez errores fatales que debes de evitar en tu relación matrimonial.

1. Poner a los niños primero.

La relación matrimonial pueden sufrir y ser afectada cuando los niños siempre son puestos antes que tu pareja. Los niños son un regalo de Dios para criarlos en el temor de Dios y encaminarlos en el propósito pero tu pacto matrimonial es con tu pareja.

2. No tener tiempo para tus amigos

Para muchos especialmente para las mujeres socializar con sus amistades puede energizarlas y hacerlas sentir conectadas. Saca tiempo para compartir con tus amigos y amigas.


3. Apagarte sexualmente

Los varones logran un sentido de cercanía e intimidad primordialmente a través del sexo. Por lo tanto cuando la mujer no está dispuesta sexualmente para el hombre, el no se siente tan romántico y sexualmente conectado con su esposa.

4. No establecer limites

Las mujeres están entrenadas desde una edad temprana a complacer y suplir las necesidades de todos antes que las de ella. A menos que saques tiempo para recargar tus baterías y digas que “no” de vez en cuando tu vida y tus relaciones siempre serán una lucha.

5. No prestar atención

Esto incluye permitir que tu mente se vaya a “navegar” en otros mundos, prestarle más atención à la televisión, ignorar el lenguaje corporal e interrumpir la conversación.

6. Discutir para ganar

Tú no necesitas tener la última palabra en cada argumento. Admite cuando has cometido un error o cuando tú no tienes todas las respuestas. Trabajen juntos en buscar una respuesta amigable.

7. Deshonestidad

Mentiras y secretos en tu relación matrimonial pueden crear un distanciamiento y falta de confianza entre tú y tu pareja.

8. No cumplir tus promesas

Cuando digas que harás algo, hazlo, las promesas incumplidas pueden hacer que un matrimonio sufra.

9. Resolver conflictos con ira

Maneja tus conflictos de una manera constructiva. Tener arranques de ira puede ganar el argumento y echar a perder una relación.

Identificar estos errores a tiempo y tratar con ellos puede salvar tu matrimonio. No espiritualices lo que pudiera ser resuelto con un consejo sabio y orientación practica.

Muchos matrimonios que se han divorciado pudieron haber arreglado sus conflictos si a tiempo los hubieran manejados.

Si tu matrimonio están pasando por una temporada difícil busca ayuda, consulta a tu pastor(a) si ellos no están preparados para ayudarte busca la asistencia profesional de consejeros que te ayuden a identificar y te den herramientas practicas para que resuelvas tus conflictos. Tommy Moya ♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

jueves, 7 de agosto de 2014

50 hábitos para un matrimonio saludable

Mantener nuestro matrimonio en salud es un anhelo que todos tenemos desde el día que nos pusimos los anillos.... En el matrimonio es saludable desarrollar hábitos cotidianos o frecuentes que hagan conservar un matrimonio en un ambiente ameno, comprensivo y lleno de pasión. Por es te brindamos a continuación, 50 de estos hábitos para un matrimonio saludable.

1. Comience cada día con un beso
2. Use siempre su anillo de bodas
3. Tengan una cita una vez por semana
4. Acepten las diferencias
5. Sean amables
6. Sean gentiles
7. Dense regalos
 8. Sonrían a menudo
9. Tóquense
10. Hablen sobre sus sueños
11. Escojan una canción que sea "su canción"
12. Frótense la espalda
13. Rían juntos
14. Envíele una carta si ninguna razón en particular
15. Haga lo que ella quie antes que se lo pida
16. Escuche  
17. Anime
18. Haga las cosas a la forma de él
19. Conozca las necedades de ella
20. Prepare el desayuno favorito de él
21. Hágale cumplidos a ella dos veces al día
22. Llámelo
23. Ande con calma  
24. Tómense de las manos
25. Abrácense con cariño
26. Pregunte la opinión de ella
27. Muestre respeto
28. Dele la bienvenida al hogar
29. Vístase lo mejor para él
30. Hágale un guiñde ojos a ella
31. Celebren los cumpleaños en una forma memorable
32. Discúlpense  
33. Perdonen  
34. Fijen una salida romántica     
35. Pregunte: ¿Qué puedo hacer para hacerte más feliz?
36. Sea positivo
37. Sea amable 
38. Sea vulnerable
39. Responda con rapidez a los pedido de él
40. Hable sobre su amor
41. Recuerden sus momentos favoritos juntos
42. Trate a los amigos y familiares de ella con cortesía
43. Envíe flores en cada día de San Valentín y aniversario
44. Admita cuando se equivoca
45. Sea sensible a los deseos sexuales de él    
46. Ore por ella cada día
47. Miren los atardeceres juntos
48. Diga "Te amo" con prudente frecuencia
49. Termine cada día con un abrazo
50. Busque ayuda externa cuando la necesite    
♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

martes, 5 de agosto de 2014

El desafío de perdonar a tu cónyuge

Lo que yo he perdonado, si algo he perdonado, lo hice por vosotros en presencia de Cristo. (2 Corintios 2:10)

Este desafío es difícil… quizá el más difícil del libro "El desafío del amor". Pese a esto, si quieres que tu matrimonio tenga esperanza, es necesario tomarlo con absoluta seriedad. Los terapeutas y los pastores que trabajan en forma regular con parejas deshechas, te dirán que es el problema más complejo de todos, una ruptura que a menudo es la última en repararse. No se puede solo considerar el perdón, sino que hay que ponerlo en práctica en forma deliberada. Si no hay perdón, no habrá un matrimonio exitoso.

Jesús pintó una imagen viva del perdón en su parábola del siervo desagradecido. Un hombre que debía una suma considerable de dinero se sorprendió cuando su amo escuchó su pedido de misericordia y canceló su deuda por completo. Sin embargo, una vez que lo liberaron de esta gran carga, el siervo hizo algo de lo más inesperado: fue a ver a otro hombre que le debía una suma mucho menor y exigió que se la pagara de inmediato. Cuando el amo se enteró, el acuerdo con el esclavo cambió en forma radical. “Y enfurecido su señor, lo entregó a los verdugos hasta que pagara todo lo que le debía” (Mateo 18:34). Un día que había comenzado con alegría y alivio terminó con pena y desesperanza.
Tortura. Prisión. Cuando piensas en la falta de perdón, esto bebería venirte a la mente, porque Jesús dijo: “Así también mi Padre celestial hará con vosotros, si no perdonáis de corazón cada uno a su hermano” (Mateo 18:35).

Imagina que te encuentras en una cárcel. Al mirar a tu alrededor, puedes visualizar varias celdas desde donde estás. Allí, ves personas de tu pasado que están encarceladas: personas que te hirieron cuando eras pequeño. Ves a los que una vez fueron tus amigos pero que en algún momento de la vida fueron injustos contigo. Quizá, veas a tus padres allí, tal vez a algún hermano o hermana o algún otro miembro de la familia. Aún tu cónyuge está encerrado allí cerca, atrapado con los demás en esta cárcel de tu imaginación.

Como verás, esta prisión es una habitación de tu propio corazón, Esta cámara oscura, fría y deprimente existe en tu interior todos los días. Sin embargo, no demasiado lejos, Jesús está allí parado, y te ofrece una llave que puede liberar a todos los presos.

No. No quieres saber nada con eso. Estas personas te hirieron demasiado. Sabían lo que hacían y sin embargo lo hicieron… incluso tu cónyuge, la persona en la que más deberías de haber podido confiar. Así que te resistes y te vas. No quieres permanecer más allí. Ver a Jesús, ver la llave en su mano, saber lo que te está pidiendo que hagas… es demasiado.

Cuando intentas escapar, descubres algo alarmante: No hay una salida, estás atrapado adentro con los demás presos. Tu falta de perdón, tu enojo y tu amargura te han transformado en prisionero a ti también. Al igual que el siervo de la historia de Jesús, al cual le perdonaron una deuda imposible, has elegido no perdonar y te han entregado a los carceleros y los verdugos. Ahora, tu libertad depende de tu perdón.

En general, llegar a esta conclusión nos lleva un tiempo, Vemos que perdonar supone toda clase de peligros y riesgos. Por ejemplo, lo que estas personas hicieron estuvo realmente mal, lo admitan o no. Quizá, ni siquiera estén arrepentidos. Tal vez sientan que sus acciones están perfectamente justificadas, y hasta lleguen a culparte a ti. Sin embargo, el perdón no absuelve a nadie de la culpa. No quedan a cuentas con Dios. Simplemente, te libera de tener que preocuparte de su castigo. Cuando perdonas a alguien, no lo liberas. Se lo entregas a Dios, con quien puedes contar para que se encargue de esa persona a su manera. Te ahorras el problema de preparar más discusiones o de intentar imponerte en esta situación. Ya no se trata de ganar o perder. Se trata de la libertad. Se trata de soltar.

Por eso, a menudo escuchas que las personas que han perdonado de verdad dicen: “Parece que me hubieran quitado un peso de encima”. Sí, es exactamente eso. Es como una bocanada de aire refrescante que entra a tu corazón. La fría oscuridad de la prisión se inunda de luz y frescura. Por primera vez en mucho tiempo, te sientes en paz. Te sientes libre.

¿Pero cómo lo logras? Le entregas al Señor tu enojo y la responsabilidad de juzgara esta persona. “Amados, nunca os venguéis vosotros mismos, sino dad lugar a la ira de Dios, porque escrito está: “Mía es la venganza, yo pagaré”, dice el Señor” (Romanos 12:19).

¿Cómo sabes que lo has hecho? Lo sabes cuando al pensar en su nombre o al ver su rostro hace que sientas lástima por ellos, en lugar de hacer que te hierva la sangre; hace que los compadezcas, que en verdad esperes que cambien.

Podría decirse mucho más y quizá debas luchar con muchísimas cuestiones emocionales para lograrlo; pero los matrimonios excelentes no están formados por personas que nunca se hieren, sino por gente que “no toma en cuenta el mal recibido” (1 Corintios 13:5).


HOY MISMO, PERDONA CUALQUIER COSA QUE NO LE HAYAS PERDONADO A TU CÓNYUGE. SUÉLTALO. DE LA MISMA MANERA EN QUE LE PEDIMOS A JESÚS QUE PERDONE NUESTRAS DEUDAS CADA DÍA, DEBEMOS PEDIRLE QUE NOS AYUDE A PERDONAR A NUESTROS DEUDORES CADA DÍA. LA FALTA DE PERDÓN LOS HA MANTENIDO A TI Y A TU CÓNYUGE ENCARCELADOS DURANTE MUCHO TIEMPO. DESDE TU CORAZÓN, DI: “ELIJO PERDONAR”.


¿Por qué perdonaste a tu cónyuge hoy? ¿Cuánto tiempo llevaste a cuestas ese peso? Ahora que le entregaste esta cuestión a Dios, ¿qué posibilidades se te presentan?

Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.(Lucas 23:34)

♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→

viernes, 1 de agosto de 2014

10 Cosas que un marido lastimado necesita de su esposa

Soy una mujer quebrantada en muchos sentidos. Ya estaba quebrantada antes de venir a Cristo. Yo estaba quebrantada antes de casarme. Dios me ha quebrantado mientras he estado caminando por el sendero estrecho. Estoy quebrantada... y estoy de acuerdo con eso. Sin embargo, no siempre me siento de esa manera!

Así que, mientras escribo este post para ti, escribo como una vasija rota; una que está totalmente familiarizada con:
  • dolor
  • rechazos
  • persecuciones
  • rechazos
  • limitaciones físicas
  • angustias
  • rechazos
  • fracasos
  • depresión
  • desesperación
  • y oh, no puedo olvidar .... rechazos!
Soy una cicatriz caminando. Aunque mis cicatrices no me definen, ellas me han dado forma. Pero... me transformé, hice todo en Cristo, y estoy abrazada por el Único que se define por sus cicatrices .

Así lo entiendo. Me sale el daño, el miedo a lo desconocido, las decepciones, así como las inseguridades que uno enfrenta.

Todo esto me lleva a pensar en el roto y lastimado esposo de quien estoy hablando hoy. Pienso en mi matrimonio y veo una  pareja caminando a través de una tormenta, pasando por tiempos difíciles y circunstancias imprevistas.

Siempre tendremos tormentas en nuestra vida y no siempre estaremos listos para tomar las decisiones correctas. No siempre vamos a asumir las cosas que tenemos que hacer, porque, seamos sinceros, somos perezosos. Cuando nos enfrentamos a dificultades y esos momentos en la vida en que decimos: "No puedo creer que esto esté pasando a nosotros", nos enfrentamos a una elección. Podemos ir a pie a través de la tormenta con nuestro Dios, o podemos ir por la vida siendo cortos de vista; sin reconocer que hay un panorama más amplio. Dios siempre tiene un plan para lo que sufrimos y aquello con lo que nosotros luchamos, pero no siempre podemos verlo!

Cuando mi amado esposo tuvo que enfrentar una demanda, una auditoría del IRS, la pérdida de nuestra casa, y la pérdida de su negocio (todo al mismo tiempo, claro está) era un hombre quebrantado y no lo digo sólo por una día. La tormenta estaba atravesando se prolongó durante más de 5 años. Sin embargo, el Señor permitió que todas estas cosas tuvieran lugar en nuestras vidas, aunque estuvimos angustiosamente dependiendo de Cristo día tras día.

Por lo tanto, estaba deprimido mi esposo? Sí, en varias ocasiones así estaba. Al igual que yo estaba deprimida de vez en cuando cuando caminaba por el valle de mis 10 años de enfermedades crónicas y debilitantes. Sé que como cristianos no debemos deprimirnos, pero nuestra vida duele y simplemente no podía ver la imagen más grande. No podíamos ver cómo lo estábamos pasando, pero sabiendo que trabajaría para el bien.(Romanos 8:28) Pero hoy puedo verlo.

Mi ánimo para ti sería que pases por sus tormentas junto con Dios como el paraguas que cubre a ambos. A veces la vida requerirá que tu marido te sostenga el paraguas para ayudarte a través de la tormenta y, a veces tu marido necesitará tu ayuda. Recuerden que ustedes dos son una sola carne .


10 COSAS QUE UN MARIDO LASTIMADO NECESIDADES DE SU ESPOSA

→ Él necesita tu aliento, no tu rechazo.
→ Él necesita que le perdones por sus errores y decisiones equivocadas.
→ Él te necesita para creer en él.
→ Él necesita que intercedas ante el Señor en su nombre.
→ Él necesita que seas su amigo y su amante.
→ Él necesita que tú lo quieras por quién es y dónde está, en lugar de su potencial.
→ Él te necesita para centrarse en su crecimiento en el Señor y no que se centren en su crecimiento.
→ Él te necesita para servirle. Cuando se rompió mi Amado, yo hice mi objetivo de edificación y hablarle palabras de vida a él tan a menudo como podía. Me gustaba compartir las Escrituras con él, ya sea que leía la Palabra o escribiendo versos y dejarlos sobre la mesa o una silla. La palabra de Dios no vuelve vacía.(Si no es un creyente, y él es hostil hacia el mensaje del Evangelio, a continuación, sólo ora por él y asegúrate de que tu conducta esté llena de amor y de gracia.)
→ Cuando tu hombre está abajo, es fácil para una mujer asumir el control... pero te advierto que no tomes este camino sin antes hablar con tu marido. Si el hombre se siente castrado por su liderazgo, va a retirarse aún más. Así que ir con cuidado aquí. Continuar para referirse a él y averiguar cómo quiere hacer las cosas y luego seguir adelante con su solicitud. Esta acción le puede provocar a salir de su fosa.
→ Tú tienes que estar en la Palabra de Dios, como si tu vida dependiera de ello, porque es ahí donde su fuente de fortaleza se vienen.
Espera en el Señor, esperando ansiosamente que Dios se mueva en el corazón de tu hombre.


Y así, Señor, ¿dónde pongo mi esperanza? Mi única esperanza está en ti.Salmo 39:7♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥ Jolene.
Leer más→

miércoles, 30 de julio de 2014

100 palabras de afirmación que todo esposo y esposa necesitan escuchar


Mi marido acaba de salir para volver a trabajar (él vino a casa para el almuerzo). Pero mientras caminaba hacia la puerta hizo dos cosas muy impresionantes: Me dijo que yo era hermosa, y me dio las gracias por preparar una rica comida.

Él está ganando hoy.

No basta hacer las típicas preguntas del día... "¿Cómo te fue hoy?" sino que es necesario hacer las preguntas  correctas o decir afirmaciones alentadoras, y bien específicas para los intereses de nuestro cónyuge, y para su crecimiento personal. Por supuesto, esto dará fruto en el matrimonio y en la familia en general.
He recopilado estas 100 afirmaciones para ambos cónyuges que dan resultado en mi matrimonio, y estoy segura, serán una bendición para ti.

Primero las damas:
Palabras de afirmación que tu esposa quiere oir:
  1. Eres hermosa (en un mundo que está diciendo a la mujer tantas cosas acerca de su apariencia, esta palabra es mi favorita absoluta).
  2. Gracias por preparar esta comida (Y si realmente te ha gustado, debes hacerle saber).
  3. Eres una gran madre
  4. Mira cuánto te aman nuestros hijos!
  5. Estás haciendo un trabajo fantástico
  6. Gracias por ...
  7. Tú me inspiraste cuando ....
  8. Me encanta tu sonrisa
  9. Estoy tan agradecido de estar casado contigo
  10. Me encanta obtener ideas tuyas
  11. ¿Cómo eres tan creativa?
  12. Nunca dejas de sorprenderme
  13. Eres tan buena conmigo!
  14. Te ves muy bien con esa ropa
  15. Has hecho de nuestra casa un hogar
  16. Eres muy amable
  17. Me encanta verte interactuar con otras personas
  18. Tú enriqueces mi vida
  19. Nunca dejaré de amarte
  20. Definitivamente me casé para crecer!
  21. Estoy tan orgulloso de ti
  22. Eres tan inteligente
  23. Soy un hombre afortunado!
  24. Eres muy divertida 
  25. ¿Cómo se hace eso?
  26. Haces que todo luzca maravilloso
  27. Eres increíble
  28. Me encanta la forma en que ...
  29. Admiro tu capacidad de ...
  30. Te amo
  31. Tienes lo que necesito
  32. Me siento orgulloso de ti
  33. Me encantaría ayudar
  34. Estoy agradecido de tenerte como mi mejor amiga
  35. Tus ideas son fantásticas
  36. Sigue haciendo lo que estás haciendo
  37. Gracias por tu apoyo
  38. Pensé en ti en el día de hoy, cuando ...
  39. Estoy muy impresionado
  40. No te preocupes, mañana es un nuevo día
  41. Vamos a dejar algo preparado para comer mañana
  42. Me encanta estar contigo
  43. Vamos a hablar de algo
  44. Eres realmente buena en eso
  45. Me encanta venir a casa
  46. Voy a hacerlo por ti
  47. Bésame
  48. Eres una gran mujer 
  49. Por favor, mantén siempre el ser impresionante
  50. Me encantas

Palabras de afirmación que tu esposo quiere oír:

  1. Gracias por trabajar tan duro
  2. Ahí está mi hombre!
  3. Gracias, gracias, gracias!
  4. Eres maravilloso
  5. Gracias por tu atención
  6. Esa es una idea fabulosa!
  7. Gracias por cuidarnos
  8. Admiro tu fortaleza
  9. Confío en ti por completo
  10. Haces que las cosas sucedan
  11. Gracias por arreglar eso
  12. ¿Cómo puedo ayudarte?
  13. Admiro tu fe
  14. Eres un padre increíble
  15. Me encanta verte ser un papá
  16. Qué caballero que eres!
  17. El día pasa 10 veces más rápido cuando estás en casa!
  18. ¿Cómo estás tan guapo?!
  19. No puedo dejar de mirarte
  20. Guau! Gracias
  21. Gracias por toda tu ayuda en la casa
  22. Gracias por encabezar, dirigir y proteger a nuestra familia!
  23. Confío en ti en todo
  24. Lo hiciste increíble
  25. Gracias por hacer que suceda
  26. Estoy tan feliz
  27. Eso fue muy amable de tu parte
  28. Eres increíble
  29. Me gusta la forma en que piensas
  30. Siempre tienes las mejores sugerencias
  31. ¿Hay algo que no puedas hacer?
  32. Me encanta estar contigo
  33. Eres un genio!
  34. Me has conquistado hoy!
  35. Eres un marido increíble
  36. Tengo la suerte de tenerte
  37. Estoy agradecida de que me casé contigo
  38. Sólo abrázame
  39. Yo te respeto por eso
  40. Eres demasiado bueno para mí
  41. Eso fue muy importante para mí
  42. Gracias por tu sacrificio
  43. Sabes exactamente lo que necesito!
  44. Me encanta cuando ...
  45. Estoy muy contenta!
  46. ¿Cuál sería una buena noche de diversión para ti?
  47. Eres tan divertido
  48. Estoy enamorada de ti
  49. Lo vas a hacer muy bien!
  50. Nunca he visto que no tengas éxito

Obviamente cada relación es diferente, así que no todas ellas serán tus favoritas... pero tú sabes lo que a tu cónyuge le resulta mejor! Trabaja con tu lenguaje de amor y pon estas afirmaciones por obra!

Por Cristina Manscill

♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥
Leer más→