viernes, 12 de septiembre de 2014

El amor se sacia en Dios - Día 21 de El Desafío del amor


En forma intencional aparta tiempo para orar y leer la Biblia. Intenta leer un capítulo de Proverbios cada día (hay 31 capítulos: la provisión para un mes) o leer un capítulo de los Evangelios (Mateo, Marcos, Lucas y Juan).Cuando lo hagas, sumérgete en el amor y las promesas que Dios tiene para ti. Esto te hará crecer más en tu caminar con Él. El Señor te guiará continuamente, saciará tu deseo.

“Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan”. (Isaías 58:11)

El día 20 fue de vital importancia para el desafío de este libro... Y para tu vida. Te enfrentaste cara a cara con la necesidad manifiesta de todo corazón humano. Y quizá, por primera vez,reconociste lo personal que es esta necesidad. Tal vez te hayas dado cuenta deque en tu caja de herramientas con Talentos y recursos, nada podía reparar el daño que deja el pecado, Y que Jesús es el único que puede proveer lo que te falta. Si lo recibiste por fe y le entregaste tu vida para que Él la administre Y la guíe, entonces su Espíritu Santo está renovando tu corazón. Su sabiduría, su gracia y su poder ahora pueden liberarse en todo lo que hagas; incluyendo nada menos que tu matrimonio.

Sin importar si es algo nuevo para ti o si sigues a Jesús hace bastante tiempo, es hora de que afirmes algo en tu mente: necesitas a Dios todos los días. No se trata de una propuesta de medio tiempo.

Solo Él puede saciar, aunque todo lo demás te falle. Quizá tu esposo llegue tarde a casa una vez más; pero Dios siempre llegará a tiempo.

Tal vez tu esposa te decepcione una vez más; pero puedes estar seguro de que Dios siempre cumplirá sus promesas.
Todos los días tienes expectativas de tu cónyuge. A veces, las cumple. A veces no.

Sin embargo, nunca podrá satisfacer por completo todas tus exigencias... En parte, porque algunas de tus exigencias son irracionales y en parte Porque tu cónyuge es humano. Sin embargo, Dios no lo es.

Y los que acuden a Él cada día con una total dependencia para que satisfaga las necesidades reales de su vida son los que descubren que en verdad se puede depender de ÉL.

¿Acaso tu cónyuge puede darte paz interior? No; pero Dios sí. "Por nada estés afanosos;antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios.

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús"(Filipenses 4:6-7).

¿Acaso tu cónyuge puede lograr que estés satisfecho sin importar lo que la vida arroje a tu paso? No; pero Dios sí puede.

"En todo y por todo he aprendido el secreto [...] de estar saciado [...] Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4:13).

En tu vida, hay necesidades que solo Dios puede satisfacer por completo.Aunque tú esposo o esposa puede saciar algunas de estas necesidades (al menos, de vez en cuando) sólo Dios puede saciarlas todas: Tu necesidad de amor, tu necesidad de aceptación, tu necesidad de gozo. Es hora de renunciar a depender de alguien o algo para funcionar y sentirte realizado todo el tiempo. Sólo Dios puede hacerlo, a medida que aprendas a depender de Él; pero quiere hacerlo a su manera,

"Mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús"
Filipenses 4:19
Hay una necesidad real de amor, paz y suficiencia. Nadie dice que no deberías tenerla; pero en lugar de conectarte a cosas que, en el mejor de los casos,son inestables y que están sujetas a cambios (Tu salud, tu dinero, incluso el afecto y las mejores intenciones de tu pareja), conéctate a Dios. Es lo único en tu vida que nunca cambia. Su fidelidad, su verdad y las promesas para sus hijos siempre permanecerán. Por eso necesitas buscarlo todos los días. Nuestra única razón para no hacerlo es que en realidad no confiamos en Dios para que provea lo que necesitamos. Y sin embargo, la Biblia dice:

“Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón”. Salmo 37:4

Cuando lo buscamos primero, lo amamos primero y transformamos nuestra relación con Él en la prioridad principal, Él promete proveernos Lo que en verdad necesitamos...y en realidad, Dios es lo único que hace falta para saciarnos. Una vez, Jesús habló con una mujer samaritana junto a un pozo;

Ella había intentado satisfacer sus necesidades por medio de una serie de relaciones fallidas. Con su vida y su cántaro vacíos,había llegado a este lugar quebrantada y endurecida, pero aún así con una necesidad desesperada. Sin embargo, en Cristo encontró lo que Él llamó "agua viva"

"Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el donde Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva”. Juan 4:10

Una provisión abundante que no era sólo para saciar su sed temporal. Lo que Jesús le ofreció de beber fue una refrescante y permanente satisfacción del alma. Y es lo que está a tu disposición cada mañana al amanecer y cada noche antes de acostarte, sin importar quién sea tu cónyuge o lo que te haya hecho. Dios es tu provisión diaria de todo lo que necesitas.

EL DESAFÍO DE HOY:

En forma intencional, aparta tiempo para orar y leer la Biblia.
- Intenta leer un capítulo de Proverbios cada día (hay 31 capítulos: La provisión para un mes), o leer un capítulo de los evangelios (Mateo, marcos, Lucas y Juan).
- Cuando lo hagas, sumérgete en el amor y las promesas que Dios tiene para ti. Esto te hará crecer más en tu caminar con él.
- Haz una marca aquí cuando hayas completado el desafío de hoy.
- ¿Cómo crees que pasar tiempo a diario con Dios cambiará tu situación y tu perspectiva?
- ¿Cómo puedes incluir más a Dios en tu día?
“Abres tu mano, y colmas de bendición a todo ser viviente”. Salmo 145:16

♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥

Comparte

Recomendado para ti

El amor se sacia en Dios - Día 21 de El Desafío del amor
4/ 5
Oleh

Subscribe via email

Deseas leer lo nuevo que compartimos? Ingresa tu e-mail y te lo enviamos a tu correo.