miércoles, 23 de julio de 2014

Cómo conectarte con tu esposo sin condiciones ni prejuicios





"Pero cuando el Espíritu Santo controla nuestras vidas, va a producir este tipo de fruto en nosotros:.: Amor, gozo, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio de sí mismo", Gálatas 5:22-23a

Cualquier persona que se casa, pronto se vuelve muy consciente de las actitudes y comportamientos problemáticos de su cónyuge - y piensa que su aporte, directa o sutilmente, puede arreglar a su cónyuge.

Créeme, he intentado con todas mis fuerzas que mi marido Greg, dejara de ver tanta televisión o trabajara un poco menos o pusiera sus platos en el lavavajillas. Muchas veces he hecho esto en forma encubierta y sutil. Pero cuando ésto no funcionaba, me frustraba y sentía el deseo de rendirne. En mi corazón, yo sabía que no lo podía cambiar.

Yo solía decir cosas como: "No puedo cambiar Greg. Él va a hacer lo que él quiera hacer." Pero entonces el Señor me decía muy suavemente: "No, no lo puedes cambiar, pero Yo sí. Y también puedo cambiarte a ti." Ouch!!

Sinceramente, era mucho más fácil, más divertido y una forma de autojustificarme el hablar de cómo era mi marido o no estaba haciendo en nuestra relación. Eso definitivamente mantiene el foco encima de él. Pero en última instancia me impedía crecer como persona.

Muchas de las cosas que me molestaban de Greg refleja cosas que no me gustaban de mí misma. Pero yo no podía ver mis defectos hasta que dejé de mirar a mi marido y empecé a buscar en mí misma. Aprender a centrarme en las maneras en que Dios quiere cambiarme ha sido un proceso continuo.

Ese es realmente el resultado final: Una relación más amorosa con nuestro esposo (o con otros miembros de la familia y amigos) comienza con nosotros. Se comienza con la comprensión de que no podemos cambiar a nadie - incluyendo a nuestros maridos.

Cada una de nosotros puede, sin embargo, tener una mirada penetrante de nosotros mismas y preguntarnos, "¿Cómo puedo llegar a ser la mejor esposa que puedo ser? ¿Cómo puedo abordar la relación con mi marido de otra manera? ¿Qué puedo hacer para fomentar una relación más dinámica, cariñosa con él? "

Una vez que hemos aceptado la verdad de que una relación más amorosa con nuestros cónyuges comienza por nosotras, podemos encontrar que nuestros corazones no están tan emocionados acerca de tomar los primeros pasos hacia el cambio. De hecho, la condición de nuestros corazones es a menudo el primer cambio que debe tener lugar. El cambio, como el amor, es una cuestión de la voluntad. Pero también implica el corazón. Y el cambio a nivel de corazón no sucede durante la noche. Lleva su tiempo.

La desilusión y sueños rotos pueden haber hecho que muchas de nosotras envolvamos nuestros corazones en gruesas capas de auto-protección de la armadura, cerrándolo y llevándonos a alejarnos de nuestros maridos durante años. Las heridas y el resentimiento pueden haber echado raíces profundas. Podemos desear más relaciones amorosas con nuestros maridos, pero antes de que realmente podamos abrir nuestro corazón de nuevo, la armadura debe ser despojada de distancia, y nuestros corazones de piedra tienen que suavizarse.

Para muchas de nosotras, bajar la guardia y suavizar nuestros corazones puede parecer imposible. Afortunadamente, nosotros pertenecemos a un Dios que es un especialista del corazón. Así como sólo Él puede cambiar los corazones de nuestros cónyuges, sólo Él puede cambiar nuestros corazones.

Una cosa asombrosa sucede cuando permitimos que Dios cambie nuestros corazones. Él nos llena de su amor incondicional y nos permite llegar a nuestros maridos de todo corazón y sin exigencias o condiciones previas.

Romanos 5:5 b nos recuerda, "Dios ha derramado su amor en nuestros corazones por el Espíritu Santo". Al enfocarnos en ser más como Jesús, permitimos que el fruto de su Espíritu crezca en nuestro corazón, y Su amor fluirá a través de nosotros para influir en nuestros matrimonios y nuestras parejas.

VERDAD PARA HOY:

Efesios 6:7  Sirvan de buena gana, como quien sirve al Señor y no la gente. (NVI)

REFLEXIONA:

El amor de Dios tiene el poder de transformar incluso la relación más desesperada. Considera, ¿qué heridas pasadas o experiencias vividas te están impidiendo abrazar esta verdad con confianza?

Que podamos ser sinceras y entregarnos plenamente en todos los aspectos de nuestra relación con nuestros cónyuges. No por un sentido del deber, sino porque estamos en última instancia, sirviendo al Señor. Si fuiste llena del amor incondicional y sincero de Dios, ¿qué pasos tendrías que dar para llegar a tu cónyuge hoy sin exigencias o condiciones previas?

Erin Smalley
Fuente: Proverbs 31


♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥

Comparte

Recomendado para ti

Cómo conectarte con tu esposo sin condiciones ni prejuicios
4/ 5
Oleh

Subscribe via email

Deseas leer lo nuevo que compartimos? Ingresa tu e-mail y te lo enviamos a tu correo.