miércoles, 9 de julio de 2014

10 pasos para reconciliarte con tu cónyuge y evitar que continúen las peleas

"No se ponga el sol sobre vuestro enojo" nos enseña la Biblia. Compartimos 10 pasos prácticos para reconciliarte en tu matrimonio.

1. Asegurarse de que la pelea se terminó
Luego de una pelea, se hace muy difícil el sentir el deseo de reconciliarse si aun se siente que hay más cosas por discutir o resolver. Solo cuando te sientes en paz con el tema, sentirás esa necesidad de reconciliarte, de lo contrario, lo más probable es que la pelea vuelva a comenzar por algún reproche.

2. Acercarse físicamente a la pareja
Lo primero que cambia en la rutina de una pareja cuando hay una pelea, es el distanciamiento físico. Una vez se le preguntó a una pareja que estaba casada por más de 60 años, cuál era el secreto del triunfo de su matrimonio. Robert, el esposo, contestó: “cuando recién nos casamos, mi esposa y yo pusimos la regla de que no importaba cuan enfadados estábamos el uno con el otro, siempre mantendríamos el contacto físico, aun durante las discusiones. Verán que difícil es pelear con alguien que se sienta a tu lado y te tiene abrazado”.
Dos personas que pelean, se alejan físicamente, alzan la vos para comunicarse y la pelea crece. La idea de Robert es una de las mejores estrategias para evitar que la pelea escale a niveles mayores.

3. Mantener el lenguaje corporal abierto
Los brazos cruzados y las manos cerradas, indican que no quieres mantener un dialogo. El tratar de mantener una postura abierta y mantener el contacto visual con la otra persona, genera un sentimiento de calma en la pareja. Ese sentimiento de guerra y la necesidad de defenderse por la impresión de sentirse atacado, desaparece o disminuye en gran medida.

4. Sanar las heridas del corazón
Es muy importante, el poder dedicar un tiempo a sanar esas heridas que a veces quedan luego de las peleas. Cuando uno pelea, dice cosas que pueden resultar hirientes y la mayoría de las veces las decimos sin pensar. Tratar de encontrar ese tiempo para hablar de ello es muy importante, evitando las interrupciones para que ese tiempo sirva para borrar lo que se dijo sin intención.

5. Pedir perdón
El momento de pedir disculpas, muchas veces, es el momento más difícil. Pero cuando mas rápido lo hagas, mas rápido sentirás el alivio. Muchas veces, se cree que el pedir perdón es una acción que afecta directamente a la otra persona, pero está comprobado que el que pide perdón es el que se beneficia de mayor manera. El pedir perdón, no significa el haber perdido una batalla, significa, entre otras cosas, que la otra persona te importa más de lo que te importa tu orgullo.

6. Aceptar sus disculpas
Aunque te parezca increíble, a veces, aceptar las disculpas del otro, cuesta más que pedir perdón. Cuando aceptas las disculpas de alguien, la pelea llega a su fin, y a veces, sentimos esa necesidad de seguir discutiendo sobre el mismo tema y no perdonamos. La grandeza de una persona reside en la capacidad de perdonar y olvidar. Cuando más rápido se hace este paso, mas rápido puedes seguir con tu vida.

7. Dar y recibir afecto físico
Todas las parejas, tienen una forma de comunicarse verbalmente y una forma de comunicación físicamente. Cuando hay peleas, ambas formas de comunicación se ven alteradas. Es muy importante el poder restablecer la comunicación física con la pareja luego de una pelea. Esto les permite, volverse a sentir cerca luego de esta separación y tención que las discusiones agregan.

8. Celebrar la reconciliación
Encontrar ocasiones para celebrar en pareja es importante, pero es imprescindible el manejar esto con cuidado. Hay que evitar el entrar en la rutina de pelear para poder disfrutar de la reconciliación. Aunque el sentimiento de reconciliarse con alguien es muy lindo, ya que le da a la pareja la sensación de comenzar de nuevo, las peleas frecuentes dañan los cimientos de la pareja. Evitar las peleas en el matrimonio o en cualquier tipo de relación, es mucho mejor que reconciliarse a cada rato.

9. Volver a encontrarse
Dentro de este marco de reencuentro, un gran ejercicio que va a beneficiar a ambas partes, es el de rescatar esas cualidades que te volvieron loco cuando conociste a esa persona. Recuerda que la esencia de una persona, nunca se va. Es como un frasco de perfume vacío, aunque ya no tenga nada adentro y el tiempo haya pasado, si abres la botella, la esencia de esa fragancia sique intacta.

10. Usar la pelea como motivo para reflexionar
Luego de que la “tormenta” haya pasado, es indispensable el reflexionar acerca de lo ocurrido, tratando de pensar que es lo que produjo la situación. El encontrar la raíz del problema, les dará la oportunidad de buscar soluciones y alternativas mas saludables que pelear.

Mariel Reimann


♥ El matrimonio es diseño de Dios ♥

Comparte

Recomendado para ti

10 pasos para reconciliarte con tu cónyuge y evitar que continúen las peleas
4/ 5
Oleh

Subscribe via email

Deseas leer lo nuevo que compartimos? Ingresa tu e-mail y te lo enviamos a tu correo.